Comercio, turismo y automotriz impulsaron al PIB

El crecimiento económico de 2015 estuvo impulsado principalmente por los sectores del comercio, turismo, la industria automotriz y la construcción, luego de que los precios del petróleo cayeran más del 50 por ciento, rubro que era el que más aportaba al Producto Interno Bruto (PIB) hasta en un 30 por ciento; sin embargo, analistas anticiparon que para 2016 se complica aún más el panorama para México.

El nuevo presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Joaquín Gándara, comentó en entrevista a La Razón que el mayor dinamismo al PIB lo dieron las actividades relacionadas al consumo interno, mientras que “los principales responsables del modesto crecimiento de 2.5 por ciento fueron el sector manufacturero y el energético”.

Cabe recordar que la composición del PIB está integrada por tres grupos: el primario, es decir, agricultura, ganadería, pesca y recursos forestales; el secundario, con la actividad industrial, construcción, manufactura, minería, distribución y generación de electricidad y agua; y el sector servicios, vinculado al mercado interno, donde el comercio, el transporte, los servicios profesionales, actividades gubernamentales, turismo y hotelería, lo integran.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en los últimos años los ingresos petroleros han representado poco más de una tercera parte de los ingresos presupuestarios; sin embargo, derivado de la menor cotización del precio internacional de la mezcla mexicana y la caída de la producción petrolera, se observa que con datos al primer trimestre de 2015, los ingresos petroleros disminuyeron su participación a 16.0 por ciento, mientras que en 2014 contribuyeron con 30.47 por ciento, por lo que su menor aportación podría representar un riesgo en el sustento del gasto público.

Para el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz, el sector servicios e industrial son lo que mayor aportación generan al PIB; en 2015 el comercio y el transporte fueron los dos factores fundamentales de crecimiento, al aumentar a tasas superiores al cuatro por ciento (según datos a octubre); mientras que la construcción y manufacturas también dominaron el desempeño económico, pero en menor proporción.

“La construcción tuvo el mejor desempeño, por la reactivación de la edificación desde agosto de 2014 y los trabajos especializados, la duda es cuánto aguantará el sector ante el recorte del gasto público y la falta de pagos que persiste”, comentó.

En la manufactura, reconoció que tuvo un desempeño que no alcanza el tres por ciento de crecimiento, por lo que para este año el problema será la desaceleración industrial y de manufacturas que pueda tener Estados Unidos, por China, con afectación al sector automotriz que ha comenzado a tener resultados desfavorables.

“Las manufacturas chinas están vinculadas con las de Estados Unidos, que a su vez vienen a tener relación con México, es una vinculación industrial entre EU-China, que nos afectarán, y a esta situación productiva se le agrega la incertidumbre financiera, dos fuentes de contagio, uno en la parte industrial de manufacturas y otras en el terreno financiero”, advirtió.

Anticipó que el sector servicios y comercio, podría también verse afectado, si se observa un menor desempeño del mercado laboral, así como repercusiones en los precios por el tipo de cambio.

En la parte positiva, para el presidente del IMEF, la depreciación del tipo de cambio beneficia al sector exportador.