Comienza temporada activa de huracanes

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Notimex

La temporada de huracanes para el Atlántico, Mar Caribe y Golfo de México ha resultado benévola hasta el momento, pero eso podría cambiar en la segunda parte que de forma tradicional es más activa, según meteorólogos estadunidenses.

En la temporada de huracanes que comenzó el 1 de junio y finalizará el 30 de noviembre, hasta ahora se han formado sólo seis tormentas tropicales y dos huracanes “Bill” y “Fred” que se disipó durante el fin de semana.

Ambos ciclones alcanzaron categorías mayores en la escala de intensidad Saffir-Simpson, y sólo Bill que llegó a ser categoría cuatro provocó daños leves y dos muertos, uno en la costa de Maine y otro en Florida.

Muchos meteorólogos habían previsto que la temporada sería relativamente suave comparada con los últimos años debido a la presencia del fenómeno de El Niño.

El Niño, que marca el calentamiento de las aguas del Pacífico, típicamente tiende a reducir el número de tormentas y su intensidad, creando fuertes vientos en lo alto de la atmósfera que debilitan las tormentas.

El corte de los vientos del suroeste se ha registrado en gran parte de la temporada, dijo James Franklin, jefe de los especialistas del Centro Nacional de Huracanes (CNH) con sede en Miami, Florida.

Este fenómeno natural fue más evidente la semana pasada cuando la tormenta tropical Erika se degrado de manera rápida debido a esos vientos Pero para el meteorólogo, Lixión Avila, aún es muy temprano en la temporada y quedan los meses más difíciles.

“Todavía faltan dos o tres meses de temporada y hemos visto como en esta época todavía se pueden formar huracanes”.

“Los huracanes más intensos, por ejemplo, Wilma fue casi en noviembre y Mitch en noviembre”, señaló Avila.

Históricamente septiembre y octubre son de los meses más activos y las tormentas comienzan a formarse más en el noroeste del Caribe, en donde las altas temperaturas del agua pueden generar grandes huracanes.

Una prueba de ello fue el huracán Wilma en el 2005, que se convirtió en el de mayor intensidad desde que el CNH lleva registro.

“A pesar de que la temporada ha sido benévola hasta el momento no se pueden bajar los brazos”, advirtió Avila.

El pronóstico actualizado de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos vaticina la formación de entre siete y once tormentas tropicales y de tres a seis huracanes, de los que uno o dos podrían ser categoría 3, 4 ó 5 en la escala de Saffir-Simpson.

arf

Compartir