Cómo lograr tus metas de ahorro

No es tan complicado. El primer paso para cumplir con una meta de ahorro es definirla.


Paso 1. Establecer una meta. Este primer paso es preguntarse: ¿Qué quiero? Esto puede parecer muy sencillo, pero en ocasiones deseamos varias cosas a la vez y es necesario establecer prioridades. Enlista tus metas y ordénalas por grado de importancia, anotando “meta 1” la más importante y hacia abajo hasta la menos importante. Es importante que establezcas una meta como la principal. Cuando hayas anotado las metas, escribe también el costo estimado de éstas (recuerda que siempre es recomendable que te informes para planear sobre bases firmes).

Cuando tengas identificada la meta número uno y principal, anota la fecha y el tiempo en el que deseas conseguir esta meta (pueden ser semanas, meses o incluso años). Debes anotar:
Meta a lograr

Costo estimado para la meta “$”

Fecha del día de hoy

Tiempo para conseguirla

Reflexiona sobre lo que anotaste, concéntrate en cómo te organizarás para lograr tu meta. Recuerda que es importante hacer este ejercicio por escrito y con toda tranquilidad, pues eso ayuda a organizar mejor tus estrategias.

Paso 2. ¿Cuál es tu situación personal? Ahora es momento de que reflexiones: ¿Cuánto ganas? ¿Cuánto gastas? Anota las cantidades correspondientes a tus ingresos y gastos de cada mes. Los gastos están divididos en fijos y variables.

A. Ingresos netos (después de impuestos).

Ingresos fijos mensuales

Otros ingresos

B. Gastos.

1. Fijos o necesarios

Vivienda

Alimentación (despensa)

Gastos del hogar (agua, electricidad, gas)

Servicios de comunicaciones (telefonía, Internet, cable, etc.)

Servicios y artículos para la educación (colegiaturas, cuotas, etc.)
Transportes, mantenimiento del auto

y combustibles

Créditos fijos (automotriz, hipotecario)

2. Variables o no necesarios
Comida fuera de casa (restaurantes, cafeterías, etc.)

Transportes, mantenimiento del auto

y combustibles

Vestido, calzado y su cuidado (tintorería,
limpieza, etc.)

Salud (medicinas, consultas médicas, gimnasio, etc.)

Esparcimiento (cine, teatro, libros, revistas, bares, etc.)

Créditos variables (tarjetas, préstamos personales, etc.)

C. Balance

Ingresos netos

Gastos

Balance (ingresos netos-gastos)

Paso 3. ¿Cómo recortar tus gastos para ahorrar? En este punto es necesario identificar cuáles son los gastos que puedes reducir para ahorrar más. Utiliza el Planificador de Gastos para evaluar la cantidad de ahorro mensual que necesitas para cumplir con tu meta y recorta algunos gastos variables para lograrlo.

La disciplina, organización y la constancia son indispensables para lograr tu Plan de ahorro. ¡Ahorrar sí es posible!