• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Mauricio Macri (al fondo) y sus colaboradores, ayer. Foto: Especial
Mauricio Macri (al fondo) y sus colaboradores, ayer. Foto: Especial

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, dio la cara ayer a los ciudadanos, desde la Casa Rosada, con la finalidad de dar un mensaje para tranquilizar a los mercados internacionales sobre su crisis y al mismo tiempo a sincerarse con el pueblo, ante el que reconoció que la devaluación traerá más pobreza y que el país deberá esperar por el cambio que prometió hasta encontrar la solidez financiera que requiere.

Macri, quien llegó al poder con la promesa de que no habría ajustes, hizo lo contrario y anunció una reducción del gasto público.

“El golpe que recibimos en estos cinco meses es duro. El mundo nos dijo que vivimos arriba de nuestras posibilidades. Creímos con excesivo optimismo que podíamos ir despacio pero tenemos que ir más rápido. Claro que quisiera pagarles más a los profesores universitarios, a los enfermeros, a los policías. Me encantaría tener más presupuesto para ciencia y tecnología o llegar más rápido con lo que prometimosa. Pero cualquier estrategia de desarrollo necesita empezar por ahí: gastar menos de lo que se recauda”, dijo.

“Con esta devaluación la pobreza va a aumentar. Vamos a estar ahí para quienes estén más expuestos.”

Mauricio Macri

Presidente de Argentina

Aunque consideró hubo factores externos que influyeron en la depresión económica actual, responsabilizó al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner por el excesivo asistencialismo.

Gráfico: La Razón de México

“Después de dos años y unos meses, la situación cambió por cosas que están fuera de nuestro control: la peor sequía en más de medio siglo; por una mala política del gobierno anterior, importamos petróleo y el precio del petróleo en el mundo aumentó; las tasas de interés en los Estados Unidos aumentaron en un ritmo más rápido; China y Estados Unidos iniciaron una guerra comercial. Fueron todos cambios que no podíamos prever”, dijo.

El Ejecutivo argentino se disculpó con el sector de las exportaciones, que tendrá que pagar más impuestos en aras de lograr un equilibrio económico.

“Para cubrir lo que falta en esta transición, que se ha transformado en emergencia, vamos a pedirles a quienes tienen más posibilidad de contribuir. Me refiero a quienes exportan en la Argentina. Sabemos que es un impuesto malísimo que va en contra de lo que queremos fomentar. Es una emergencia y necesitamos de su aporte”, exhortó.

Con estas medidas bajo el brazo, el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, viajó a Washington para solicitar al Fondo Monetario Internacional que acelere el préstamo de 50 mil millones de dólares acordado en junio.

Gráfico: La Razón de México

El funcionario informó que Argentina tomará las medidas necesarias para tener superávit primario el próximo año y no en 2020, como lo tenían contemplado.

“En 2019 en vez de apuntar a una meta de déficit de 1.3% de PBI vamos a confluir al equilibrio fiscal antes del pago de intereses. Vamos a ahorrar 6, 000 millones de dolares más que no necesitamos financiar en los mercados”

Con las bolsas de EU sin operar por el feriado, las medidas inicialmente no tuvieron efecto positivo en el mercado, pues el dólar cerró en 38 pesos argentinos por unidad respecto de los 37.40 pesos del cierre previo, según el estatal Banco de la Nación Argentina.

De acuerdo con analistas de Bloomberg, Argentina tenía problemas económicos que fueron incrementándose a lo largo del año, sin embargo la mala estrategia de comunicación fue la causa de todo.

“Una combinación de mala suerte, mala comunicación y políticas confusas devaluaron al peso en 2018”, explicó.

“El detonante del reciente colapso fue la vaga y mal coordinada estrategia de comunicación de sus líderes”.

  • El Dato: Analistas reportan que casi un tercio de los argentinos son pobres; la cifra aumentará hacia fin de año.

Adelgaza al gabinete… y achica la mesa

“Voy a compactar mi equipo para tener una respuesta focalizada a lo que se viene”, aseguró el presidente Mauricio Macri al lanzar su plan anticrisis.

Pero no solamente redujo su gabinete de 23 a 10 ministerios, el número que había en 1983, con el primer gobierno de la democracia, sino que también hizo la mesa de reuniones más pequeña.

Esto quedó de manifiesto luego que la presidencia publicó una imagen de Macri con sus colaboradores.

Los cambios dan más poder al ministerio de Hacienda y Finanzas, que absorbe Energía. Otro ministerio reforzado es Seguridad Social, con Salud.  Trabajo y Agroindustria serán ahora responsabilidad del ministerio de Producción y Educación tendrá a su cargo Cultura y Ciencia y Tecnología.

“Los ministros que pasan a secretarios, en principio, mantienen sus cargos”, dijo el titular de Interior, Rogelio Frigerio.

Compartir