Con Trump aumentan 150% peticiones de refugio en México

A seis meses de la llegada del republicano Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, las solicitudes de refugio de centroamericanos al gobierno de México se han incrementado un 150 por ciento con respecto al primer semestre del año pasado. 

Datos de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) revelan que ese organismo recibió, entre noviembre de 2016 y marzo de este año, cinco mil 421 peticiones de asilo, mientras que en el mismo periodo de 2015 a 2016 fueron dos mil 148. 

La Comar, dependiente de la Secretaría de Gobernación, informa que la mayor parte de estas personas vienen de Honduras, Guatemala y El Salvador, países donde, señala, la violencia ha repuntado dramáticamente durante los últimos diez años. 

Ante ese incremento, la representación en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (UACNDH), lanzó la campaña #friWalls, la cual llama a la inclusión de los migrantes centroamericanos y a buscar iniciativas centradas en los derechos humanos y reflexionar acerca del trato que existe hacia los migrantes que ingresan a nuestro país.

Incluso, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) aseguró que el impacto de la violencia ejercida sobre los ciudadanos de los países del Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras) provoca un aumento de desplazados a México cada vez más notorio, por lo que nuestro país pasó de ser una nación de tránsito de migrantes a uno donde éstos buscan asilo.

La ACNUR aseguró que las principales causas por las que estas personas migran son: la extorsión, el reclutamiento forzado y los abusos a los derechos humanos perpetrados por grupos de delincuentes organizados transnacionales y pandillas locales.

Ante esta situación, la ACNUR y el gobierno de México señalaron la necesidad de brindar una mayor cooperación y apoyo a los migrantes a través de programas de integración local que incluyan acceso al mercado laboral y a servicios de asistencia básica.

Además, el compromiso del gobierno mexicano con Centroamérica tiene como objetivo contribuir al desarrollo sostenible en sus dimensiones social, económica y ambiental, para enfrentar retos globales. 

“Con miras a alcanzar este objetivo, buscamos fortalecer las instituciones y promover la inversión del sector privado para crear empleos y oportunidades económicas; coadyuvar con los esfuerzos internos para desarticular a las organizaciones criminales transnacionales; y combatir el narcotráfico, el tráfico y la trata de personas, siempre en apego a la soberanía de cada país”, señalaron el fin de semana pasado en un comunicado conjunto las secretarías de Gobernación (Segob) y de Relaciones Exteriores (SRE). 

Ambas dependencias precisaron que Centroamérica es la región prioritaria para la cooperación internacional al desarrollo que México ofrece: “Nuestro país se ha comprometido a contribuir al fortalecimiento de las capacidades institucionales, a facilitar la integración y la competitividad regional y a crear sociedades resilientes con una visión de desarrollo incluyente”. 

Por su parte, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid), coordina programas bilaterales de cooperación técnica, científica y académica, de mecanismos regionales y en asociación estratégica con otros socios cooperantes, sector privado y sociedad civil. 

Se enfoca en áreas clave como integración energética, transporte, facilitación comercial, telecomunicaciones, seguridad alimentaria, salud pública, sustentabilidad ambiental, gestión del riesgo y vivienda.