• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Jugadores suecos festejan uno de los tres goles que le anotaron a México, ayer. Foto: AP

Históricamente, el sufrimiento forma parte del ADN de la selección mexicana en cada Copa del Mundo. Ayer no fue la excepción y en una de esas novelas que uno difícilmente se imaginaría, la fortuna se puso la camiseta verde y ayudó a que el tricolor consiguiera su pase a los octavos de final de la manera más inesperada: cayendo por goleada ante Suecia, por un doloroso 3-0, y, más sorpresivo aún, gracias al agónico triunfo de Corea del Sur por 2-0 sobre Alemania.

Gráfico: La Razón de México

Ludwig Augustinsson, al minuto 50, y el capitán Andreas Granqvist, de penalti, al minuto 62, fueron los autores de las primeras dos anotaciones de Suecia. El tercero en la frente del Tri fue un desafortunado autogol de Edson Álvarez, al 74.’

Como un preludio del mal partido que se avecinaba, apenas a los 10 segundos del arranque del juego celebrado en Ekaterimburgo, el argentino Néstor Pitana amonestó a Jesús Gallardo por una supuesta falta sobre el atacante Ola Toivonen. Se cobró el tiro libre y los escandinavos estuvieron a punto de adelantarse en el marcador.

Memo Ochoa tuvo su primera gran intervención a los cinco minutos luego de contener un potente disparo de Emil Forsberg, quien le pegó con mucha potencia en un tiro libre, que el silbante sudamericano señaló de manera rigorista. Fue hasta el minuto 9 que el Tri pudo culminar una acción en el área sueca, cuando Miguel Layún disparó de manera tímida y sin la dirección precisa al arco de Robin Olsen.

Gráfico: La Razón de México

Dos minutos después, Marcus Berg  se sacó una chilena de la chistera en un tiro de esquina ejecutado desde el sector derecho. Se salvaba nuevamente el tricolor.

Al minuto 28, el VAR entró en acción… y perdonó a México. Pitana revisó una jugada en la que El Chicharito se ayudó con la mano para evitar que prosperara una aproximación de los dirigidos por Janne Andersson. Pero el argentino no concedió el penalti, pese a los airados reclamos del entrenador sueco, y le devolvió el alma al aire a México.

Los últimos diez minutos de la primera mitad se vio mejor el equipo verde, aunque por muy poco; Berg casi marca la primera anotación del encuentro en tiempo de compensación.

México salió al complemento con los mismos 11 guerreros que comenzaron el cotejo. Como un balde de agua helada cayó al minuto 49 el tanto de Ludwig Augustinsson, quien fusiló a Ochoa en una jugada fortuita en la que el esférico le quedó a merced tras un tiro de su compañero Viktor Claesson, a quien su disparo le salió tan mal que terminó siendo un excelente servicio para el lateral izquierdo que milita en el Werder Bremen.

Gráfico: La Razón de México
Gráfico: La Razón de México

Otro mazazo llegó al minuto 61 con un penalti bien ejecutado por el capitán Granqvist, quien con frialdad sacó un riflazo a la portería mexicana. Pese a que Ochoa se lanzó de manera correcta, no alcanzó la pelota. Pitana señaló una barrida de Héctor Moreno sobre Berg, en teoría inofensiva.

Gráfico: La Razón de México

Osorio movió sus piezas hasta el minuto 64, cuando Marco Fabián ingresó al terreno de juego en lugar del amonestado Gallardo.  El jugador del Eintrach Frankfurt levantó la mano y se hizo notar con un misil desde media cancha que fue desviado por un zaguero escandinavo.

Esa mala suerte que ha acompañado al Tri históricamente en los Mundiales apareció al minuto 74, cuando tras un saque de banda, Edson Álvarez, en su intento por despejar la pelota, terminó introduciéndola inverosímilmente en la portería.

Tras esa tercera anotación recibida, no se veía capacidad de reacción en los dirigidos por Osorio, quien después de esa acción metió a la cancha a Jesús Tecatito Corona en sustitución por Andrés Guardado.

  • El Dato: Esta manera de competir me ha dejado muchas lecciones. Estoy dolido, pero clasificamos porque ganamos a Alemania y Corea”

Y por esas increíbles historias que tiene el futbol, en el otro frente la fortuna sí estuvo del lado de México. En el tiempo de compensación, los surcoreanos anotaron dos goles y sepultaron las esperanzas de los todavía campeones mundiales, quienes no podrán defender su título ganado hace cuatro años, en Brasil.

“Esta manera de competir me ha dejado muchas lecciones. Estoy dolido, pero clasificamos porque ganamos a Alemania y Corea”

Juan Carlos Osorio

Entrenador de México

Con más sufrimiento y suerte que el de otras veces, la selección nacional clasificó a los octavos de final de Rusia 2018, instancia en la que se medirá a Brasil, el lunes, en la Arena de Samara.