• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Peritos trabajan ene l lugar de la balacera del 14 de septiembre en la Plaza Garibaldi. Foto: Cuartoscuro
Peritos trabajan ene l lugar de la balacera del 14 de septiembre en la Plaza Garibaldi. Foto: Cuartoscuro

“Nos están afectando; nuestras ganancias se están viniendo para abajo”, lamenta una de las empleadas de un local de comida en la Plaza Garibaldi, a sólo unos metros de donde el viernes se suscitó una balacera y que, contrastando con su aspecto habitual, hoy luce vacío.

“Se está estigmatizando la zona como una de las plazas públicas más inseguras de la Ciudad de México; antes el local estaba lleno, hoy ninguno se asoma”, narra la mujer para La Razón .

“Nadie dice cómo le hacemos nosotros, ponen que abrimos los negocios como si nada… ¿y cómo le hacemos si tenemos que mantener familia? ¿a quién le vendo comida?», señala la mujer, quien prefiere mantener su nombre en el anonimato y  desayuna acompañada de más empleados.

“Digan que todo esto, toda la información de los periódicos, nos afecta a nosotros, porque leemos cada cosa…”, comenta y niega que en el tiempo que lleva al frente del negocio le hayan cobrado derecho de piso.

La escena del crimen continúa tal como ocurrieron los hechos: cuatro sillas de plástico (una de ellas volteada sobre el piso), una mesa, basura, restos de comida, recipientes y una bota brillante. Pocos locales están abiertos, sólo la Peluquería Salón Blanco y la chelería La Flor de Garibaldi, a un costado de la escena.

Muchos evitan hablar o señalan que su turno laboral había terminado antes de que ocurriera la balacera que reaviva la disputa entre los grupos del crimen organizado: La Unión de El Betito y la Fuerza Anti Unión de Sergio Flores Concha, El Tortas, quien habría sido alertado de la presencia de jóvenes halcones en la zona desde las dos de la tarde y sobre los rondines de los lugartenientes conocidos como El Manzanas y El Huguito.Los halcones hicieron varias paradas en locales para ubicar a El Tortas, incluso en el Tenampa.

  • El Dato: De acuerdo con el Jefe de Gobierno, los grupos criminales se disputan las zonas donde operaba La Unión de Tepito.

Durante el recorrido hecho por este diario, mientras cerca de 50 agentes de la Policía de Investigación de las áreas de homicidios e inteligencia realizaban  los peritajes, se pudieron notar impactos de bala en edificios aledaños.

Entre ellos, por la entrada de la calle República de Honduras, la PDI reparó en un impacto de bala sobre uno de los cristales de una tienda de conveniencia, Oxxo. Los agentes solicitaron también las grabaciones de la farmacia “Vida y Salud”, de las 17:00 hasta las 12:00 horas, para continuar con los análisis periciales.

Mientras los peritos escuchaban las instrucciones del doctor Pedro N. acerca de dos balas en una de las rendijas en el suelo, que resguardan el cableado de luz sobre la entrada de la calle Honduras, agentes consultados señalaron que “la escena es bastante hermética”.

El delegado en Cuauhtémoc, Rodolfo González Valderrama, en breve entrevista para La Razón, dijo que esta ejecución es una cadena de hechos que inicia con la ejecución de Juan Iván Arenas Reyes, El Pulga, segundo al mando de La Unión, seguido de los dos hombres descuartizados en plena avenida Insurgentes y de los seis ejecutados encontrados en Bosques de Aragón, para culminar con lo ocurrido el viernes por la noche.