Atesora México mapas de cuando Colombia se llamaba Nuevo Reino de Granada

Atesora México mapas  de cuando Colombia se llamaba Nuevo Reino de Granada
Por:
  • adriana_gochez

Con la ampliación de la Biblioteca Daniel Cosío Villegas —la más importante de Ciencias Sociales y Humanidades en América Latina— los 800 mapas geográficos, históricos y políticos de todo el mundo que resguarda el Colegio de México, así como los ocho mil títulos de micropelículas y videocassettes, ya tienen un lugar privilegiado en un sótano acondicionado especialmente

para salvaguardarlos.

Micaela Chávez Villa, directora de la biblioteca, señala que “era algo que nos estaba faltando, no habíamos tenido recursos para acondicionar espacios donde guardar los mapas y videos, y ahora tenemos mobiliario adecuado para ello”.

La importancia de que ahora estos materiales tengan un sitio especial, radica en que, por ejemplo, en el caso de las micropelículas, se conserve la colección especializada en correspondencia diplomática de Estados Unidos referente a América Latina; y de Gran Bretaña y España, relativa a México.

Este acervo incluye el Catálogo de los códices indígenas del México antiguo (1957) y el Plano de la Ciudad de México levantado por el teniente coronel de Dragones (1929), por ejemplo.

La ampliación de la biblioteca también incluye tres plantas, donde están distribuidos ocho cubículos de estudio en grupo, dos áreas de estudio individual, 16 de estudio formal y 36 mesas de lectura individual, con mobiliario moderno. Además, de espacio para resguardar 400 mil volúmenes más en 23 años, cifra que representa los títulos que actualmente forman parte de su acervo.

La biblioteca crece a un ritmo de 15 mil volúmenes por año; y hasta ahora, se han trasladado a esta área, 60 mil volúmenes de la colección de Literatura Latinoaméricana, una de las más

completas del continente.

“Desde que se construyó la biblioteca, en 1976, se concibió que tenía que crecer en algún momento, este espacio se dejó, empezamos a ver esta posibilidad de un nuevo edificio desde 2004. Es la primera intervención grande que se realiza en la historia del Colegio de México. Nos beneficia porque las estanterías que tenemos en el edificio actual ya no están saturadas, eso provocaba que al mover los libros o sacarlos se maltrataran; y también, vamos a poder distribuir el acervo para el crecimiento futuro”, explicó Micaela Chávez.

Además de esto, este nuevo edificio que consta de cuatro mil metros cuadrados de construcción, fue concebido también para “propiciar no esa biblioteca donde tenemos que estar callados, sino que los estudiantes se apropien de estos espacios y los usen”.

“La idea que está alrededor de este proyecto es el trabajo en espacios abiertos de manera que se propicie, tanto el trabajo reflexivo y colaborativo, en un ambiente confortable, el asunto del color fue importante para que los usuarios se sientan atraídos en permanecer. Faltaba mayor conectividad, espacios donde los estudiantes y profesores pudieran usar dispositivos móviles”, agregó.

Con la construcción de este nuevo edificio diseñado por el arquitecto Teodoro González de León, la biblioteca original incrementa en un 35 por ciento su espacio, pues antes era de siete mil 317

metros cuadrados.

El arquitecto mexicano, detalló Chávez, se ocupó de que hubiera una integración con la biblioteca original. La inversión de este proyecto que se realizó entre finales de 2014 y finales de 2015, tuvo una inversión de 101 millones de pesos (87.2 mdp en obra civil y 13.8 mdp, en mobiliario y equipo), recursos provenientes de la Federación.

La Biblioteca Daniel Cosío Villegas da servicio a toda la comunidad universitaria, de la cual 40 por ciento es externa. Cuenta con préstamos interbibliotecarios con más de 300 instituciones del país.

Las nuevas instalaciones del recinto abrieron sus puertas ayer en una ceremonia a la que asistió el secretario de Educación, Aurelio Nuño; el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Mancera; y la presidenta de El Colmex, Silvia Giorguli Saucedo, entre otros.