Belsasso publica sus mejores entrevistas y concluye: “La gente es lo que ha vivido”

Belsasso publica sus mejores entrevistas y concluye: “La gente es lo que ha vivido”
Por:

La conductora, columnista y entrevistadora Bibiana Belsasso (Ciudad de México, 1974) tiene el don de la tenacidad. Los desafíos del tiempo no la acorralan, al contrario la estimulan: no descansa en su afán de glosar hechos cruciales de nuestro entorno. Diariamente, aparece en el tabloide La Razón su columna Bajo sospecha; y en ADN 40 conduce, junto al analista y escritor Jorge Fernández Menéndez, el programa de periodismo de investigación: Todo personal, el cual aborda temas coyunturales de México y del resto de América Latina.

[caption id="attachment_806762" align="alignleft" width="197"] Género: Entrevista, editorial: Cal y arena, 2018[/caption]

Autora, en dupla con Jorge Fernández Menéndez, de los libros Justicia Inútil (Taurus, 2010) y La Élite y la Raza (Taurus, 2012), la mirada de Belsasso rastrea acontecimientos políticos, judiciales, sociales, culturales, deportivos y artísticos, los cuales da a conocer a través de un discurso abierto, íntimo y cercano. Circula en librerías Muy personal con... (Cal y arena, 2018): volumen que compila más de 60 conversaciones de Bibiana Belsasso con destacadas personalidades (políticos, músicos, deportistas, escritores, funcionarios, actores, médicos, embajadores, juristas, empresarios, académicos, cantantes...) de nuestro ámbito.

“Este libro nació de la sugerencia que me hizo el escritor de novelas históricas Francisco Martín Moreno: ‘Tienes que pensar ya en un libro y reunir todas las entrevistas que has hecho: son muy valiosas...’, me dijo. Quizás así lo dejé, aunque la posibilidad de hacerlo se me quedó como un pendiente. Durante la entrevista que le hice al editor y narrador Rafael Pérez Gay, él me propuso lo de juntar las entrevistas en un volumen que publicaría el sello Cal y arena que él dirige. Retomé la idea, y aquí está Muy personal con..., precisamente, con  prólogo de Martín Moreno”, contó a La Razón.

"Primero, hay una preparación, una investigación sobre la persona con quien voy a conversar. Busco datos de su vida: la gente es lo que ha vivido. Soy una lectora voraz de  biografías de grandes personalidades”

¿Cuántos años de trabajo? Unos 10 años de conversaciones: resultado del programa Todo personal y de una sección que inició en La Razón: Un café con... El primer encuentro fue con Armando Manzanero. Recuerdo que se editaba los sábados.

¿Cómo logra usted esa franqueza con los entrevistados? Primero, hay una preparación, una investigación sobre la persona con quien voy a conversar. Busco datos de su vida: la gente es lo que ha vivido. Soy una lectora voraz de  biografías de grandes personalidades. Me detengo en capítulos personales y trato siempre, no tanto de preguntar, sino de dialogar.

¿De estas entrevistas: cuál fue la más difícil? Ninguna, lo digo sin arrogancia. Hay algunas que por coyunturas políticas, quizás, fueron ‘delicadas’ (Peña Nieto, Ricardo Anaya, Ernesto Cordero, Mancera, Creel...). Es más embarazoso, a veces, conseguir la entrevista que hacerla.

¿Se quedaron fuera algunas? Sí, no entraron por espacio: el libro alcanzó 480 páginas. Incluso, varias aparecen con un breve perfil y sólo el QR para descárgalo y llegar al video original.

¿A quiénes les gustaría entrevistar? A Barack Obama, López Obrador—lo he intentado varias veces, pero no se ha dado—, Ángeles Mastretta... Tengo en la mira a varios políticos y artistas.

¿Qué método utilizó para lograr ese diálogo tan humano con Mancera? No sé, fluyó de manera natural. Me dijo cosas muy sensibles acerca de su operación del corazón y su inmediación con la muerte. Fue una emotiva charla.

¿Por qué  termina usted las entrevistas con eso de que los interpelados se autodefinan: Pidiéndole que completen: Fulano de tal es...? Creo que es importante que la gente exprese la consideración que tiene de sí misma. Muy significativo, por ejemplo, lo que dice Paquita la de Barrio: subraya su nombre real, “Francisca Viveros Barradas”. O lo que completa Pati Chapoy: “Una mujer, nada más”. El Presidente Enrique Peña lo resume con el adjetivo: “Auténtico”.