Carteles exhiben París bohemio de Toulouse-Lautrec

Carteles exhiben París bohemio de Toulouse-Lautrec
Por:

En 1891 La Goulue de Henri Toulouse-Lautrec se repetía en los muros de las calles de París, el cartel que anunciaba el espectáculo de la bailarina Louise Weber, una de las estrellas del mítico Moulin Rouge. Luego de atravesar más de un siglo, esa obra es la que abre la exposición dedicada al artista francés en el Palacio de Bellas Artes.

Es una pieza de grandes dimensiones —1.70 metros por 1.18 metros— en la que Toulouse-Lautrec capta a Weber, que era apodada La Goulue (La Glotona), mientras baila y es observada por el público. La danza y la vida de la zona roja de París en la agonía del siglo XIX fueron captadas por primera vez en litografía por el artista.

Con ella el francés “hace una innovación técnica radical, de hecho para poder elaborar este poster se necesitaron tres piedras litográficas, lo que indica lo grande que era ese formato para aquella época” expresó Christian Rattemeyer, curador asociado del departamento de grabado del Museum of Modern Art de Nueva York (MoMA), institución que prestó el centenar de piezas para esta muestra.

En esa monumentalidad, el artista, que sólo medía 1.52 metros de estatura, plasmó la vida tal cual era: “sus personajes no son arquetipos, sino individuos reconocibles, sus contemporáneos, amigos, amantes, confidentes”, explicó.

“Es una de sus obras maestras, fue adquirida por el MoMA mientras teníamos expuesta esta muestra, ésta es la primera vez que esta pieza acompaña la exhibición”, agregó.

Amante de la vida bohemia, el artista plástico decía que los burdeles eran su verdadera casa. Entre las más de 100 obras que se pueden ver series dedicadas a sus amigas, bailarinas, prostitutas, actrices, evidencia de su devoción por la figura femenina.

Uno de las personas más cercanas al pintor, era su amiga, la bailarina de cancán Jane Avril, quien igual que él tenía antecesores de la nobleza francesa. Ambos quedaron al cuidado de sus madres ante el abandono paterno. “Ella está representada varias veces en esta muestra”, que se exhibe en las salas Justino Fernández y Paul Westheim.

“Él sentía una fascinación muy intensa por las mujeres, por eso muchos de los personajes que retrató fueron las que encontró en los cafés y otras partes de la ciudad”, dijo.

Carteles, litografías, fotografías, películas y dibujos que integran El París de Toulouse-Lautrec. Impresos y carteles del MoMA ilustran específicamente las noches de Montmartre, centro de cultura y los bajos fondos, mismos que le proporcionaron inspiración, la cual muestra su madurez en esta selección de obras que se exhibirán hasta el 27 de noviembre.

Faldas en movimiento, humo de cigarro, conversaciones, protagonizan la mayor parte de las ilustraciones, pero también hay imágenes íntimas: mujeres aseándose… caballos, hombres ocultos bajo gruesas capas que trasladan al universo parisino, el cual se abría para dar paso al siglo XX, “las obras demuestran la innovación que introdujo Toulouse-Lautrec a las artes plásticas, recordó” Rattemeyer.

click para ver gráfico