Circula en México “Pobre patria mía”, de Palou

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

Con rigor de historiador erudito y genio de gran novelista, Pedro Angel Palou se adentró en la mente del desterrado patriarca Porfirio Díaz para lograr darle nuevamente voz en “Pobre Patria mía”, la primera y única novela del dictador en el año del Bicentenario.

En el libro presentado la víspera por Alejandro Rosas, Moisés Rosas y el autor, se lee que Porfirio Díaz se embarca en el Ypiranga y desde Europa observa al país desangrarse. Atrás han quedado las victorias en la Intervención francesa, las fiestas del Centenario y la severidad del “mátenlos en caliente”.

De acuerdo con el texto, para el viejo general no hay realidad más ingrata: Levantó una nación que parecía un animalón civilizado; le trajo la calma, el orden, el ferrocarril, el petróleo y la modernidad, pero México le dio la espalda y lamenta que su cuerpo ya no sea capaz de dar una nueva guerra.

La memoria y el tiempo lo consumen pero la claridad de los recuerdos no lo abandona ni le impide volver a disfrutar de su infancia y juventud en Oaxaca, o enfrentarse una vez más a Juárez, Lerdo de Tejada o Madero.

La novela arranca con un monólogo interior, donde Díaz retrata su propio perfil.

“Al fin abordamos. Han sido unos días de infierno desde que salimos, casi como bandidos, de la ciudad de México. Cuando estás en el poder te sobran amigos, abrazos y regalos, adulaciones. Cuando lo dejas, así sea como yo, apenas, te das cuenta de todos los enemigos que has hecho”, escribió Díaz.

El recuerdo fluye: “En casi cuatro décadas he sido intocable, omnipresente. Hoy tengo que salir en un barco alemán por miedo a que un compatriota me acuchille por la espalda como a un emperador romano. Hoy no sólo intuyo, huelo a mis enemigos. Los veo a los ojos y pienso: Es él, tiene que ser él”.

Empero, don Porfirio, fuerte, entero, siempre se mostró valiente. “No tengo miedo. Nunca lo tuve. Tengo dolor. Un dolor en el pecho, que es una mezcla de rabia y de impotencia. El ‘Diario del Hogar’ fue el primero en dar la noticia, falsa y anticipada, de mi renuncia. El encono no se hizo esperar”.

Narra que la gente, alebrestada, salió a las calles a buscar camorra. “Lo mismo a mi casa en la calle Cadena que a la casa de Limantour, en la plaza de la Reforma. Allí llegaban con toneles de petróleo para quemar la residencia. No fueron los sables de la caballería; fue la lluvia la que los terminó de dispersar muy entrada la noche.

“El 25 de mayo entregué mi carta de renuncia al Congreso de la Unión. En realidad la envié. No salí en todo el santo día de mi habitación. No quería ver a nadie, no me interesaba contemplar los ojos de mis enemigos en mi propia casa, emisarios funestos de un destino que siempre quise postergar”, agregó.

Según confiesa Díaz, “quería estar sólo. Solo como no estuve nunca. Solo de verdad, como cuando caminaba por las veredas de Etla cazando liebres para comer. Solo, conmigo mismo. El único capaz de reprocharme algo soy yo mismo. Eso me lo he repetido desde entonces, es una manera de conservar la dignidad”.

Habrán sido seis o siete automóviles, no lo recuerdo, los que nos fueron a recoger para llevarnos a San Lázaro. Nos íbamos todos, les había dicho dos día antes. Ordené empacar. Carmelita se preocupó cuando contó los baúles enormes con mi archivo: ”Ocho baúles, Porfirio!, ¿para qué llevarnos tanta cosa?. Me llevo mi memoria, antes de que la pisoteen”.

Pedro Angel Palou García (Puebla, 1966) es autor de 40 libros, entre los que destacan “Amores enormes” (Premio “Jorge Ibargüengoitia”), “Con la muerte en los puños” (Premio “Xavier Villaurrutia”), “En la alcoba de un mundo”, “Paraíso clausurado”, “Malheridos”, “La Casa de la Magnolia” y “Demasiadas vidas”.

Este escritor también ha escrito novelas históricas dedicadas a Emiliano Zapata, José María Morelos y Cuauhtémoc. Ha recibido varios doctorados Honoris Causa en América Latina, es doctor en Ciencias Sociales por el Colegio de Michoacán, y profesor visitante en la Sorbona, París V René Descartes.

En 2009 fue finalista del Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América de Narrativa con la novela “El dinero del diablo” que fue publicada con gran éxito de público y crítica en 22 países de habla hispana y traducida al francés y al italiano.

Condujo con Felipe Pigna la serie “Unidos por la Historia”, sobre el Bicentenario, para The History Channel.

agp