Lunes 18.01.2021 - 16:56

Con atmósfera de Highsmith atrapa la desventura al ejercer periodismo

Con atmósfera de Highsmith atrapa la desventura al ejercer periodismo
Por:

El narrador, ensayista y académico Pedro Ángel Palou (Puebla, México, 1966) —miembro de la Generación del Crack (Jorge Volpi, Eloy Urroz, Ignacio Padilla...) y ganador del Premio Xavier Villaurrutia 2003 por Con la muerte en los puños— visita la Ciudad de México por estos días para promocionar su más reciente novela: Todos los miedos (Editorial Planeta, 2018). Fábula que aborda la desventura de ejercer el periodismo en México, a través de episodios  durante veinte horas en la vida de la reportera Daniela Real.

Investigación que pone en riesgo su vida, Real ha sido despedida del diario en que trabaja con el argumento de que no hacen falta ‘periodistas justicieros’; pero, ella persiste en la indagación de poner al descubierto la trata de mujeres con fines de explotación sexual y los feminicidios en el país. Cuenta con dos aliados: un expolicia judicial y un experto en la web. La inquietud invade los gestos de esta mujer convencida de la impunidad que gozan las redes delincuenciales y del peligro que afrontan muchos profesionales de la comunicación.

"Un relato como éste, que inicia en la madrugada de un jueves y termina en la noche de ese mismo día tiene que entretejer el tiempo y el espacio... Quiero que la densidad se esparza en la dilucidación de los hechos”

“Trato sólo de poner sobre la mesa una alegoría: el caso de la periodista Daniela Real. Ficción, producto de mi imaginación, donde cualquier semejanza con la realidad es culpa de la realidad. La Ciudad  de México, espacio donde se desarrolla la trama de la novela, y todo México sí son reales y aparecen con una incuestionable verdad: una buena dosis de crueldad y desasosiego”, expuso, en entrevista con La Razón, el autor de la novela Paraíso clausurado, considerada por la crítica especializada como un clásico.

¿Tercera persona narrativa interpelada por un tú indicativo tempestuoso y nervioso? Me interesa mucho el ‘punto de vista’: escogí esa estrategia para conformar una atmósfera inquietante y procelosa: quise que la angustia de Daniela Real fuera también la angustia del lector.

¿Suerte de ‘él-tú’ omnisciente? Quiero que la densidad se esparza en la dilucidación de los hechos. Por eso el narrador objetivo (tercera persona) y la subjetividad sugerente del tú.

¿Hitchcock se asoma en la acción de estas eventualidades en el transcurso de 20 horas? Sí, sobre todo en el capítulo inicial: Antes; pero, es Patricia Highsmith la que más presencia tiene en esta novela, más que todo en la caracterización de los personajes y las emociones que los mueven.

"Trato sólo de poner sobre la mesa una alegoría: el caso de la periodista Daniela Real. Ficción, producto de mi imaginación, donde cualquier semejanza con la realidad es culpa de la realidad. La Ciudad  de México, espacio donde se desarrolla la trama de la novela, y todo México sí son reales y aparecen con una incuestionable verdad”

¿Tiempo y espacio empalmados y entrecruzados? Un relato como éste, que inicia en la madrugada de un jueves y termina en la noche de ese mismo día tiene que entretejer el tiempo y el espacio. En el primer capítulo, por ejemplo, el narrador dice: “Veinticinco minutos a pie la separan desde la salida del metro Etiopía hasta su departamento”: el tiempo es espacio, y viceversa.

¿Daniela Real está basada en alguna periodista mexicana? No. Alegoría, imaginación. Tengo una amiga periodista que se llama Daniela Rea, quien también se ha arriesgado a denunciar hechos de impunidad y es tan valiente como la Daniela Real de la ficción. Le mandé el manuscrito: le gustó mucho la semejanza con su ánimo de denuncia.

Es minucioso usted en la cartografía donde se mueve Daniela: la colonia Narvarte. ¿Cómo logró esa veracidad? Es una zona que conozco bien. Viví muchos años en esa parte de la capital mexicana. Me interesa, no tanto describir los espacios, le tengo pavor  a las descripciones. Prefiero que los lugares sean parte de la acción, de la trama, eso que la narratología  define como actante. Tenga en cuenta que mi protagonista está amenazada por la realidad.

El Dato: El autor ganó el Premio Xavier Villaurrutia en 2003 por Con la muerte en los puños; fue finalista del Rómulo Gallegos y del Planeta-Casamérica por la novela El dinero del diablo.

 

Fragmento

Antes

Veinticinco minutos a pie la separan desde la salida del metro Etiopía hasta hasta su departamento. Es todo lo que la aparta del pánico y  la calma. Ha adquirido la costumbre de mirar a sus compañeros de viaje con recelo. En ocasiones se baja en otra estación y regresa en el siguiente tren si nota a alguien sospechoso. Es jueves y ses día no circula. O más bien no circulaba, cuando el auto servía. Era, como ahora de nuevo, el del miedo. El día de la paranoia, se dice para consolarse. Es curioso, piensa, cómo hemos venido a inteorizar el hecho de no poder sacar el coche un día a la semana o dos, es un vano intento de dismuir la contaminación. Nadie dice mi coche no circula. Somos nosotros los que no circulamos, aunque haya necesidad de salir del trabajo, de tomar el transporte público, de corrrer si es necesario, presas del pánico. Descansa, de cualquier forma inservible, en el estacionamiento del edificio. Le dan una miseria por venderlo y no tiene dinero para arreglarlo.

Tomado del libro Todos los miedos