Dan Premio Princesa de Asturias al filosofo de los clasicos griegos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

“La comunicación y las humanidades han sido con todos lo errores y aciertos que haya tenido, el fundamento de mi vida… me llena de especial orgullo y satisfacción este galardón”, declaró ayer el filósofo español Emilio Lledó, luego de enterarse que fue distinguido con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2015.

Y agregó: “Creo en la importancia de la palabra y la comunicación para construir ese concepto que los seres humanos llaman hoy Humanidades y que, para los griegos, simbolizaban la idea de justicia, verdad, solidaridad y filantropía”.

El jurado presidido por Víctor García de la Concha le otorgó este reconocimiento por su forma de “concebir la filosofía como meditación sobre el lenguaje y subrayar la tendencia natural del ser humano hacia la comunicación”.

La candidatura de Lledó se impuso a las 28 de 15 países, entre ellas la del historiador mexicano Miguel León-Portilla, el fotógrafo de guerra estadounidense James Nachtwey, la periodista británica Christiane Amanpour, así como Wikipedia, la revista Charlie Hebdo y el director de cine Zhang Yimou, entre otras.

El pensador a quien no le gusta decir que es filósofo “sino un funcionario de la filosofía. Alguien que ha sido muy feliz dando clase y que ha disfrutado muchísimo comunicando lo poco que sabía”, es reconocido internacionalmente por sus contribuciones al desarrollo de la hermenéutica y por ser un gran defensor de la enseñanza de las humanidades.

También ha destacado en cuanto a la interpretación de textos claves en la historia de la filosofía como los Diálogos de Platón y La Ética de Aristóteles, y su relación con el lenguaje.

Ésta es la cuarta distinción que recibe en los últimos meses, antes, fue distinguido con los premios Nacional de las Letras por su trayectoria literaria, Antonio de Sancha de la Asociación de Editores de Madrid por su defensa de la lectura, y el Premio Internacional de Ensayo Pedro Henríquez Ureña.

El autor de Palabra y humanidad realizó sus primeros estudios en Madrid durante la Guerra Civil. Posteriormente, se instaló en Heidelberg, Alemania, un momento crucial para él al tener como profesores a filósofos como Löwith, Dirlmeier Regenbogen y Gadamer.

Lledó ha sido profesor de Historia de la Filosofía en España y Alemania. Desde 1993 es integrante de la Real Academia de la Lengua.

Entre sus obras destacan Filosofía y lenguaje (1971), Lenguaje e historia (1978), El epicureísmo (1984), Memoria del logos (1984), El surco del tiempo (1992), El silencio de la escritura (1991), y Elogio de la infelicidad (2005).

Actualmente trabaja en un ensayo sobre la gramática de los afectos para “que el amor no se convierta en odio o la amistad en enemistad”.

El premio está dotado con una escultura diseñada por Joan Miró, 50 mil euros, un diploma y una insignia.

300

Obras cuenta en toda su trayectoria intelectual, entre ensayos, literatura y textos periodísticos