Daniel Saldaña París traza mapa de vida

el escritor publica Aviones sobrevolando un monstruo; comparte experiencias en Madrid, La Habana, Cuernavaca, Montreal y CDMX

El autor, en una foto de archivo.
El autor, en una foto de archivo.Foto: Archivo
Por:
  • Carlos Olivares Baró

Daniel Saldaña París (Ciudad de México, 1984) fue incluido en la lista Bogotá39 de los mejores escritores menores de 40 años de América Latina y en 2020 se alzó con el Premio de Literatura Eccles Centre & Hay Festival. Sus novelas En medio de extrañas víctimas (2013) y El nervio principal (2018), ambas traducidas a varios idiomas, han tenido muy buena acogida por parte de los lectores y de la crítica especializada.

Después de tres años de relativo silencio aparece Aviones sobrevolando un monstruo (Anagrama, 2021) en que Saldaña París presenta sus cartas credenciales como cronista; pero, desde una configuración de entrecruzamiento de géneros (diario, ensayo, relato, apuntes...): nueve textos de apariencia autobiográfica (autoficción) en la evocación de experiencias vividas en Montreal, Madrid, La Habana, Cuernavaca y Ciudad de México. La escritura, los libros y la literatura: “Reflexiones sobre el oficio, horrible y luminoso, de poner una palabra delante de la otra”, asevera Saldaña París.

Cuaderno que glosa los encuentros del autor con la dolencia, las drogas, los embates del invierno canadiense, evocaciones de Malcolm Lowry en Cuernavaca , fiestas desenfrenadas en Madrid, el sexo, éxodos, retornos, sigilos o el encuentro con la Habana, donde fue procreado por unos “padres revolucionarios” seducidos por los fervores del castrismo.

Escribir me redime. Se entrecruzan diferentes estados de ánimo: el llanto, la risa. La lucha con el lenguaje es dolorosa y también lúdica

Daniel Saldaña París
Escritor

“Sé que he publicado un libro ‘raro’, donde incluyo textos autobiográficos, crónicas o ensayos personales, algunos divulgados en revistas en México o en el extranjero. Emprendí una labor de corrección meticulosa con el objetivo de buscar una unidad en la entonación discursiva. No es una novela, el género de más demanda comercial, es un cuaderno extraño, atípico: me asombra que la editorial haya apostado por él”, dijo a La Razón, Daniel Saldaña París.

¿Su libro más personal, más íntimo? Veo a este libro como una carta de presentación en un sello donde hago mi debut. Creo que asumí el riesgo de presentarme con unos textos que son muy personales ante mis nuevos editores.

¿La Ciudad de México como algo ‘monstruoso’? Adoro la fealdad de la Ciudad de México en esa imagen horrible que es a la vez amorosa. Me crié en Cuernavaca, en la Ciudad de México he tenido experiencias determinantes. En esos episodios que he vivido en ella me he descubierto a mí mismo. En el libro, ese narrador peregrino describe a las ciudades en un afán de referirse a sí mismo.

¿Visión aprensiva de las urbes referidas? En esta indagación, digamos autobiografía, se hace latente mi desilusión: conjugo cataduras nobles, tediosas y también atroces. La literatura magnifica lo caritativo y lo maligno. En el merodeo por esos lugares me di cuenta de esas articulaciones.

Relata usted su frecuente consumo de drogas y hasta una experiencia homosexual. ¿Cómo asumió referir esas experiencias? Para mí fue algo natural contarlo. No le di jerarquía de revelar esos episodios por encima de otros. Las drogas están ahí, estamos en contacto con ellas. Lo de la homosexualidad no lo siento como elemento de edificación. La posibilidad de sentir afecto por otros seres humanos nos impulsa: ¿por qué ocultarlo en un texto de prerrogativas autobiográficas?

¿Evocaciones trazadas desde el dolor? Escribir me redime. Mientras lo hago se entrecruzan diferentes estados de ánimo: el llanto, la risa. La lucha con el lenguaje es dolorosa y también lúdica, creo que en este libro se hace latente.

Aviones sobrevolando un monstruoFoto: Especial
Autor:
Daniel Saldaña París
Género: Crónica
Editorial: Anagrama, 2021