David Huerta explora lo cristalino en nuevo poemario

David Huerta explora lo cristalino en nuevo poemario
Por:

Semanas después de haber sido galardonado con el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2019, David Huerta presenta un nuevo cuaderno de versos, El cristal en la playa (Ediciones Era, 2019), en el que recurre a lo cristalino como símbolo de densidad luminosa. El mundo irradiado y tácito en un azogue de azares vertiginosos ilimitados en la hondura de febriles matices. Reflejos alumbrados que borbotan “Detrás de aguas inundadas / por el esplendor de los dioses”.

Inscripciones y sentencias untadas de un ánimo gongorino-lezamiano desde la ondulada oratoria que precisa la “fogosa lámina de espuma, / brisa y milímetro en la espalda, / Tierra dispersa bajo: / tanto elemento y cautiverio” humedeciendo la copla en los nervios del reflejo. En estos folios “El viento puso la mano nuevamente en el torbellino de las frases”: el autor de El Jardín de la luz se consolida como una de las voces esenciales de la lírica en lengua castellana.

Te puede interesar: Muere el poeta mexicano Darío Galicia

Versículos que se despliegan por dársenas íntimas en enumeraciones de certezas impregnadas de armónicos obstinatos bachianos: el amor y sus fijezas, la muerte y sus atajos, el recelo y sus máscaras, las mañanas y sus clamoreos. Todo en la brazada convergente de espejos contrapuestos. “Detrás de ese cristal están la longitud, suavidad y firmeza / de los mimbres humanos / [...] / cuerpos minúsculos derramados en la profundidad / barroca de sus límites”, señala Huerta.

"Como profesor explico la poesía como una asignatura, en un marco docente. Pero, el verso cala en la emoción, punza lo íntimo y eso no se expone en una clase. Ahora, considero muy importante impulsar el fomento a la lectura de poesía desde la más

temprana edad”

David Huerta

Poeta

“Leo este nuevo libro de David Huerta y me inunda la luz; pero, más que todo, soy testigo de una pronunciación de singularidades en que una hondura especulativa —a veces quizás en los recodos de Quevedo— se despliega como una pieza de música de cámara. Fragmentos que se vierten sobre un lienzo de espectros en concordias filarmónicas de prodigiosa y cordial dicción”, comentó en conversación con La Razón, Albertino Faustino Lambes, filólogo de la Universidad Iberoamericana, estudioso de la Poesía del Siglo de Oro Español.

¿David Huerta recurre aquí a uno de sus índices más recurrentes: el cristal como símbolo de lo transparente? Así es. Creo que es un libro de absoluta madurez. Para aquellos, si los hay, que dudaban del merecimiento del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, David Huerta les responde de manera categórica con este nuevo poemario.

¿Hallazgos, comentarios y especulaciones sobre la escritura? En su obra siempre se pone de manifiesto el asunto de reflexionar sobre el acto de escribir. Aquí se muestran varios nudos temáticos entreverados con el ensayo y apuntes fragmentados en formas de viñetas y aforismos.

¿Contigüidades con el cuaderno anterior: El ovillo y la brisa de 2018? En El ovillo y la brisa, sorprende la exploración que hace con la prosa y la elucidación de las fronteras, las demarcaciones con el verso. Coincide con éste en lo musical. Disfruto mucho del brillo punzante de la música en toda la obra de Huerta.

“Aguas iluminadas”

Por David Huerta

1

El espíritu de las aguas iluminadas

brilla ante la raspadura de la muerte.

2

Detrás de aguas inundadas

por el esplendor de los dioses,

anillos de humo cruzan

delgadas vasijas

repletas de savia.

3

En la delgada noche los antílopes

huelen fantasmas luminosos, vacíos:

el holograma erizado en la encrucijada,

la silueta evanescente de Faustine

que surge de la novela de Bioy, [...]

Fragmento tomado del libro.

El cristal en la playa

Autor: David Huerta

Género: Poesía

Editorial: Era, 2019

Otras obras de su autoría

Algunos de sus libros son:

El jardín de la luz / 1972

Huellas del civilizado / 1977

Incurable / 1987

La sombra de los perros/ 1996