Son 74 piezas arqueológicas

Intentan detener puja en Alemania

Autoridades mexicanas interponen denuncia ante la FGR; la Secretaria de Cultura manda carta; el bien más caro es una máscara de jade

Máscara de jade olmeca Antigüedad:  1500 a 600 a. C.  Precio de salida: 100 mil euros ( dos millones 347 mil 96 pesos)
Máscara de jade olmeca Antigüedad: 1500 a 600 a. C. Precio de salida: 100 mil euros ( dos millones 347 mil 96 pesos)Foto: Especial
Por:
  • La Razón Online

Mediante distintos recursos, las secretarías de Relaciones Exteriores, así como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), buscan nuevamente detener, ahora en Alemania, una subasta de piezas prehispánicas que forman parte del patrimonio nacional. Se interpuso una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) y se se solicitó asistencia diplomática a la Consultoría Jurídica de la SRE.

La Sociedad Gerhard Hirsch Nachfolger, ubicada en Múnich, Alemania, tiene programada para el 21 de septiembre una puja que incluye 74 piezas pertenecientes a las culturas olmeca, maya, tlatilco, chontal, teotihuacana y azteca, así como de zonas del actual territorio de Michoacán, Veracruz, Colima y Jalisco.

Otras de las medidas que se tomaron fue el envío de una carta, firmada por la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, y dirigida a la Sociedad Gerhard Hirsch Nachfolger, en la que se informa que de acuerdo al dictamen en materia de arqueología realizado por el INAH se identificaron 74 piezas propiedad de la nación mexicana, de conformidad con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos.

Tras el peritaje, el INAH determinó que 61 por ciento del total del precio de salida del mercado de la puja es de “piezas de reciente manufactura”.

Los bienes que se ofertan van de los 100 a los 100 mil euros (dos mil 347 a dos millones 347 mil 96 pesos). El más caro es una máscara de jade, presuntamente de la cultura olmeca, que habría sido fabricada entre el 1500 y 1600 a.C. Pertenece a una colección alemana anterior a 1985.

.Gráfico: La Razón de México

 Frausto detalló que la venta de estas piezas constituye un delito de acuerdo al derecho mexicano. Además consideró que “fomenta y contribuye al tráfico y a la delincuencia transnacional organizada”.

Por ello solicitó que se tomen las medidas y acciones necesarias para detener la venta de dichas piezas  para su eventual recuperación, “de conformidad con las disposiciones de la Convención sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícitas de bienes culturales de 1970, así como la Ley de 1934”, se detalló en un comunicado.

 Por su parte, el embajador de México en Alemania, Francisco Quiroga, mandó una carta a Francisca Barnheim, propietaria de la Gerhard Hirsch Nachfolger, en la que le reiteró que “con este tipo de acciones de comercialización, el patrimonio histórico y cultural de México es sacado de contexto, anula el valor de la cosmogonía de las civilizaciones que las elaboraron”. 

En la misiva con fecha de 9 de septiembre, el embajador señaló que las piezas que suelen comercializarse “pueden provenir de actos ilícitos e involucrar redes de mercado negro, que posibilitan su presentación a potenciales clientes”.

En la carta explica que desde 1934 la legislación mexicana prohíbe la salida de bienes arqueológicos nacionales. “Cuando una pieza en el extranjero no cuenta con certificados de exportación se entiende que se trata de un objeto robado y sustraído ilegalmente de México”, agregó.

Ésta no es la primera vez que México intenta detener subastas en el extranjero, ha solicitado retirar piezas que ofertan casas como Sotheby’s y Christie’s; sin embargo, no ha tenido éxito.