El Instituto Cervantes se sube a la red

El Instituto Cervantes se sube a la red
Por:

El Instituto Cervantes ha logrado afianzarse en 90 ciudades de 43 países. Expansión por los cinco continentes que va en aumento y que ahora toma un nuevo rumbo, el que marcan los tiempos: internet.

Es aquí donde la institución que dirige Víctor García de la Concha ha decidido colgar su archivo multimedia y patrimonial a través de un nuevo proyecto de acceso libre y gratuito: Colecciones Digitales coleccionesdigitales.cervantes.es/cdm/–, un activo de casi 10 mil documentos que van de fotografías y vídeos a audios y otros formatos.

Te puede interesar:

Proyectarán películas mexicanas en 10 campus de la Universidad de California

La idea es recopilar los activos del Cervantes, en continuo crecimiento y subir a la red todos los documentos que han surgido como fruto de la actividad de las sedes de Madrid y Alcalá y de los diferentes centros. Los archivos, de gran valor documental para investigadores y expertos, estaban conservados únicamente en las diversas bibliotecas de la casa y ahora, con la digitalización, se evita al estudioso tener que desplazarse para consultar estas piezas únicas. Así como la indudable «contribución intelectual y cultural al mundo de la lengua y la cultura en español», defienden desde el Cervantes.

El proyecto inicial –a la espera de que el avance en la digitalización de toda la colección aumente los fondos– se compone de cinco bases de datos que ofrecen documentos gráficos y multimedia de diferentes áreas del Instituto: Traducciones del Quijote, Red de Bibliotecas, Memoria Digital y los fondos Alfonso de Sierra Ochoa y Carlos Pereda Roig.

La colección Traducciones del Quijote está compuesta por cincuenta transcripciones del primer capítulo del Quijote pertenecientes a las más de 200 obras en múltiples lenguas, disponibles en la biblioteca de la sede central del Cervantes. De las más comunes, como el francés y el inglés, a otras más exóticas como son el albanés, búlgaro, georgiano, lituano, vietnamita... Repertorio en el que se podrán descargar hasta 700 documentos.

Una cifra similar de imágenes se obtendrán en el apartado de la Red de Bibliotecas, dedicado a las instalaciones, salas de lectura, mobiliario y demás espacios de la institución, además de actividades específicas organizadas por los centros de jornadas especiales, exposiciones, clubes de lectura, tertulias...

Respecto a la Memoria Digital del Instituto Cervantes, el plan contiene más de 4.000 imágenes de la actividad institucional, cultural y académica realizadas desde 2003. Recoge instantáneas de personalidades de la cultura y la actualidad española e hispanoamericana que han participado en actos, exposiciones, presentaciones de libros, inauguraciones, ciclos de conferencias, congresos, mesas redondas y legados.

 Dos especiales

Por último, se encuentran las dos colecciones especiales, ambas llegadas de África: el Fondo Alfonso de Sierra Ochoa, proveniente de la biblioteca Vicente Aleixandre del Instituto Cervantes de Tetuán, y el Fondo Carlos Pereda Roig, recogido en la biblioteca Juan Goytisolo de Tánger. El primero, donado por el propio arquitecto en el primer congreso hispano-marroquí de arquitectura, que tuvo lugar en la ciudad de Tetuán en 1989, y conservado por la biblioteca del Centro Cultural Español –después Instituto Cervantes–, supone un fondo de alto valor documental para poder comprender el fenómeno de transformación urbana y arquitectónica que vivió el norte de Marruecos durante la época del Protectorado Español.

Y compuesto por planos, informes, memorias, inventarios, expedientes y libros inéditos, de numerosos proyectos realizados en esta ciudad de los años 20 hasta inicios de los 60 del siglo pasado, marcados por su valor histórico y su carácter original. Incluido el atractivo de ser una parcela de la que quedan pocos testimonios documentales.

Por su parte, la colección de Carlos Pereda Roig corresponde al archivo personal del intérprete e interventor del Protectorado Español en Marruecos, que desempeñó su cargo en la zona de Larache, Alcazarquivir y Chauen. Un fondo compuesto por aproximadamente 225 documentos entre expedientes, artículos, fichas, mapas y fotografías de la zona del norte de Marruecos relacionados con la etnografía, la geografía y la cultura popular y están fechados entre 1927 y 1956.