‘España no robó arte mexicano, lo compró’

Nicaragua rinde homenaje “banal y sin fondo” al poeta Rubén Darío
Por:
  • larazon

Por Lizeth Gómez De Anda

El fotógrafo, cineasta e investigador mexicano Miguel Gleason ha dedicado varios años de su vida a buscar los objetos patrimoniales que se encuentran en diferentes países europeos, como Francia, Italia y el Vaticano. En esta ocasión su búsqueda se dedicó a identificar el arte de México en España.

En entrevista para La Razón, Gleason manifestó que visitó cerca de 130 ciudades y pueblos españoles en busca de piezas artísticas mexicanas, incluidas también las Islas Canarias. “Es importante mencionar que entre los trabajos anteriores y este hay un mar de objetos, además de que los objetos de origen mexicano están esparcidos, a diferencia de otros países, donde en un museo te encuentras cientos de objetos”.

A lo largo de su investigación descubrió que existen pocos objetos prehispánicos, a diferencia de otras ciudades europeas, como Italia o Alemania. “Cuando se da el auge del coleccionismo en el siglo XIX, España ya está fuera de México, y los alemanes, ingleses y franceses vinieron a buscar objetos que fueran diferentes al arte que existía en sus países. En España lo que les interesó fue el arte sacro realizado por orfebres mexicanos”.

Durante esta búsqueda Gleason descubrió que por muchos años se tuvo una idea errónea sobre la llegada de algunas piezas artísticas al continente europeo: “Muchas personas piensan que fue saqueo pero no; al contrario. En aquel entonces, inclusive no había mucho desempleo porque el español le pagaba al orfebre mexicano para encargarle piezas, después los artistas enviaban cáliz o retablos hechos en plata como ofrenda de agradecimiento por darles trabajo”.

El historiador destacó que gracias a que muchos objetos mexicanos salieron del país pueden ser vistos ahora, “concretamente las figuras de cera del siglo XIX que retrataban los oficios del panadero y la tortillera. En España existe una colección específica de estas piezas”.

En el país ibérico también se encuentra un códice Trocortesiano, que de los únicos tres códices mayas en Europa es el mejor conservado, además de estatuas y monumentos dedicados a Miguel Hidalgo y la cultura olmeca.

Gleason inició esta investigación al instalarse en Europa, en 1994, donde lejos de su patria empezó a visitar lugares donde hubiera objetos de la cultura mexicana, y se decidió a compilar todo eso. También aseguró que “es complicado saber a dónde vamos si no conocemos de dónde venimos”.

El trabajo, que finalizará después de dos años y medio, dio como resultado un DVD-ROM titulado México en España, que incluirá entrevistas con especialistas en diversas disciplinas artísticas y fotografías de los objetos identificados, así como su ubicación.

fdm