Viernes 14.08.2020 - 03:47

Hallan nuevas pistas de la vida de Welles

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Lo que hace más intrigante la nueva autobiografía descubierta del cineasta Orson Welles, es el gran número de proyectos que dejó inconclusos este director de cine, actor, productor, escritor y presentador de radio. “No pasa una semana sin que alguien de cualquier parte del mundo solicite una consulta de sus archivos. La realidad es que todavía hay que descubrir mucho más por ello estamos muy emocionados con el nuevo material que tenemos”, indicó el comisario de la Universidad de Michigan, Philip Hallman.

Los investigadores han empezado a desembalar las ocho cajas con material inédito de Welles. Entre ellas destacan las anotaciones a máquina, con correcciones de su puño y letra, de sus vivencias, enviadas por Oja Kodar desde Croacia, la mujer que fue su pareja durante los últimos 24 años de su vida.

En uno de los folios mecanografiados destacan sus comentarios sobre un encuentro con Hemingway en España: “En una pequeña tienda de vinos cerca de la frontera española me encontré solo con él —escribió—. Esto era algo inusual porque Ernest viajaba siempre con un grupo de amigos y admiradores y le gustaba presidir una mesa larga y que estuviera llena de gente. Quizá porque estábamos solos, o puede ser porque compartimos suficiente vino a partir de aquella mañana en Pamplona, decidí expresar mi gratitud. Pasamos la tarde hablando de los toros que veríamos en Pamplona la siguiente tarde”, concluye.

Entre las fotografías que se han encontrado están una que reúne al actor Errol Flynn, su esposa Nora, Rita Hayworth, la segunda mujer del cineasta, y Orson Welles en el cumpleaños de la actriz de origen español, el 25 de noviembre de 1946. También resalta una tomada por Oja Kodar a Welles en 1984.

Padre, marido y amigo. Es posible que el hallazgo más importante sea el borrador incompleto que no está publicado Confessions of a One-Man Band. El manuscrito incluye comentarios sobre sus padres, Rita Hayworth, Hemingway, o del director D. W. Griffith, de quien escribe: “No me extraña que me odie. Es un exiliado dentro de su ciudad”.

“Tener la oportunidad de acercarse a él como padre, como marido y amigo, y ver lo que ocurre entre bastidores, detrás de la cámara, donde se incluyen sus esfuerzos, las oportunidades que perdió y la agonía y sinsabores que experimentaba, es apasionante”, recalca Hallman.

Desde 2012, la Universidad de Michigan se convirtió en depositaria del mayor archivo sobre Orson Welles. La biblioteca se hizo de la correspondencia entre él y su primera mujer Virginia Nicolson. La primera carta se la envió el 22 de julio de 1939. El autor acababa de marcharse a la Costa Oeste para lanzar su carrera en RKO Studios. Nicolson, por su parte, estaba en Europa de vacaciones. No había pasado un año y Welles ya había ganado notoriedad internacional por su programa de radio La guerra de los mundos.

A partir de lo redactado en esta misiva se desprende que podía estar pensando en regresar a Nueva York. “Hollywood, como predije, no es un lugar agradable para vivir”, escribió.

Fue entonces cuando la Universidad de Michigan se convirtió en el hogar de cuatro colecciones de cartas. En ese material Welles revela su día a día: cómo se alquila un bungalow, se conduce un Cadillac o cómo eran sus reuniones con los ejecutivos de los estudios Kodar, que siempre había querido crear una fundación de cine, optó por vender este material a Welles.

Quizá ahora podamos saber, una vez que los investigadores pongan en orden este ingente material, por qué este incansable creador en muchas ocasiones no puso a sus trabajos el punto final.