Miércoles 20.01.2021 - 10:13

INBA ya da luz verde para desmontar y embodegar murales de SCT

INBA ya da luz verde para desmontar y embodegar murales de SCT
Por:

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) dio ayer luz verde para comenzar las labores de remoción de los murales ubicados en los edificios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que tendrán como destino final su almacenamiento en dos bodegas que se construyen ahí mismo.

El oficio sólo aprueba la primera etapa de estos trabajos, que consiste en quitar las obras que hay en el edificio A, el cual resultó con más daños, informó la dependencia a La Razón.

“El día de hoy (martes) el INBA envió un oficio emitiendo su visto bueno para iniciar la primera fase de desmontaje de los paneles únicamente del edificio A. La última carpeta con información indispensable para dar respuesta a SCT y CAV Diseño e Ingeniería se recibió en el INBA el 20 de septiembre. Sin embargo, cabe mencionar que el INBA ha dado seguimiento a este tema desde septiembre de 2017 y, durante el mes que corre, nos hemos reunido con SCT y CAV Diseño e Ingeniería en cuatro ocasiones”, detalló en respuesta a una solicitud de este diario.

El lunes pasado La Razón informó que sólo hacía falta dicha aprobación para iniciar las labores, así lo declaró Ramón Velázquez, director de CAV Diseño e Ingeniería.

Durante las labores de remoción de los murales, entre éstos Independencia y Progreso, de Juan O’Gorman, el Taller de Obra Mural del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam) del Instituto, “acudirá a constatar la aplicación de los velados preventivos, el desmontaje cuidadoso y el correcto resguardo de los paneles, todo esto en coordinación con la empresa especializada contratada por SCT”, explicó el INBA.

Respecto a la restauración de los murales la dependencia explicó que ya se elabora el anteproyecto para estas labores.

“Se considera la necesidad de contar con un proyecto de restauración in situ. El Cencropam, con la información que arroje el estado de conservación, el intemperismo de los materiales pétreos, sus soportes, sus armados, así como los diversos tipos de anclajes de los paneles, todo ello al desmontar éstos últimos, afinará el anteproyecto de restauración”, concluyó.

Opiniones encontradas. Por su parte la comunidad artística mantiene opiniones encontradas respecto a las labores que se realizan para salvaguardar las obras, pues mientras algunos aprueban lo hecho hasta ahora, otros lo reprueban.

“Lo que se embodega se pudre, se olvida, se arrumban, no se cuidan adecuadamente, desde luego que estoy en contra de que hagan eso. Hay muchos espacios de conservación y personas con conocimientos del muralismo que bien pudieron atender el tema por especialistas dedicados a la conservación y no optar por embodegar esas obras”, declaró a La Razón la pintora Bela Gold, quien ha dedicado su obra a la lucha contra la intolerancia, la xenofobia y el racismo.

Los creadores consultados por este rotativo coincidieron en señalar que las obras creadas en el complejo por Juan O’Gorman, Chávez Morado, Arturo Estrada y Luis García Robledo, entre otros, son un patrimonio cultural y mundial que posiciona a México en un lugar privilegiado dentro de la escena histórica del muralismo en el mundo y peligra al no ser resguardado de forma urgente.

[caption id="attachment_804479" align="alignnone" width="696"] Gráfico: La Razón de México[/caption]

“Esta es una ciudad de murales, si hay algo que la enaltece en primera fila en el mundo en relación con la pintura mural y el movimiento muralista, ¡es la Ciudad de México! es un regalo que esos artistas en su momento dieron a este país, perder esto es perder parte de la historia de México” advirtió Gold, quien ha participado en más de cien exposiciones a nivel internacional.

La creadora también reflexionó sobre el valor educativo y social que representan este tipo de obras, “se debe hacer una lucha y cuidar la memoria en todos los sentidos, para educar a las generaciones futuras, darle el valor que merecen las producciones artísticas hechas por el hombre. Si hay algo que representa al humanismo es el arte, si no tenemos y no conservamos obras de este tipo, cómo y con qué vamos a educar”.

Desde un enfoque de revaloración visual y estético, se manifestó el escultor, Sergio Peraza, al rechazar que las obras pudieran ser removidas de sede para ser reinstaladas en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), como en su momento lo propuso Mario Ballesteros, director del Centro SCOP.

“Estoy totalmente en contra de que muevan de su sitio los murales, creo que sería atentar contra los derechos de autor de los artistas, de los maestros que trabajaron con una idea clara y decidir su ubicación, cómo se iban a apreciar, y ellos los diseñaron específicamente para estar ahí. Si las autoridades próximas las planean cambiar las obras a otro lugar, ya están en contra de una manifestación artística”.

El artista destacó también la importancia del espacio que han ocupado durante años las piezas.

“La Secretaría de Comunicaciones y Transportes, al igual que la UNAM, es de los pocos edificios que tiene una visual fantástica en perspectiva, ese concepto de urbanismo, arquitectura-arte, se ha perdido mucho en México. La verdad no me los imagino en otro lugar más que al aire libre. Son obras patrimonio de la nación y del mundo”.

El Dato: El centro SCOP fue creado por Carlos Lazo en 1953 y desde 1954 alberga 15 obras de Juan O’Gorman, José Chávez Morado, Arturo Escobar y García Robledo.

El escultor no consideró grave que las piezas se resguarden en bodegas, sin embargo apuntó que sólo personal especializado debe estar a cargo de la preservación.

“Soy sensible, como escultor, al tema, no estoy tan enterado como especialista, pero si un restaurador experto opina que se deben desmontar, creo que las autoridades deben esforzarse en cuidar que nadie más que expertos lleven el tema”.

Para otros artistas, como Federico Kampf, artista visual destacado por ser el primer mexicano que pinta un fresco en catacumbas italianas, consideró que el tema refleja una falta de conciencia.

“Ya bastante complicado e indignante es la falta de conciencia de las autoridades para que se puedan realizar nuevas obras murales o de arquitectura artística monumental importantes. Estos murales han permanecido en el olvido, como ha permanecido en el olvido la voluntad de hacer nuevo arte digno de nuestro país y nuestra cultura”.

Con información de Adriana Góchez