Jueves 1.10.2020 - 07:39

La anécdota como pretexto literario

La anécdota como pretexto literario
Por:

Carlos Olivares Baró / carlos.olivares.baro@hotmail.com

“El género del anecdotario es habitual en la literatura anglosajona, pero raro en nuestra literatura…”, comenta el periodista español Luis Fernández Zaurín (Barcelona, 1964), autor de De cuando Vargas Llosa noqueó a Gabo y otras 299 anécdotas literarias (Editorial Styria, 2009. Distribuidor Exclusivo en México Oceáno). Solazado libro que nos acerca a momentos curiosos de escritores que admiramos. Fernández Zaurín engancha a los leedores desde el mismo título del manual; incidente que nos presenta al autor de La ciudad y los perros, púgil de puños peligrosos y al Nobel colombiano, contrincante derribado en la lona en espera de un bisté para bajar el moretón. Situación chocarrera que despierta interés por los protagonistas involucrados.

“Un libro escrito desde mi amor por la literatura.”, confiesa Zaurín. Quevedo, Unamuno, Pío Baroja, Camilo José Cela, Onetti, Borges, Enrique Vila-Matas, Mark Twain, Jonathan Swift, Antón Chejov, Ibsen, Rafael Alberti, Borroughs, Reinaldo Arenas, Lezama Lima, Gore Vidal, Balzac, Saramago, Shaw, Rimbaud, Neruda, Carlos Fuentes, Kafka, Rulfo, Vargas Vila, Eliseo Alberto, Bryce Echenique, Huidobro, Norman Mailer, José Luis Sampedro o Luis Humberto Soriano en un catauro de chistes, breves crónicas y viñetas que se gratifican con lectura apremiante por la espontaneidad del “chisme” y sus consecuencias.

¿Sabía Ud. que el autor de El almuerzo al desnudo —el narrador norteamericano William Borroughs— “asesinó” a su esposa Joan Wollmer, utilizándola como blanco en una práctica de tiro en casa de su amigo Jonh Healy, en septiembre de 1951 en México? El escritor estuvo en la cárcel sólo unas semanas. Cierta vez le preguntaron a Baroja su opinión sobre la diplomacia norteamericana; el novelista español contestó: “los Estados Unidos no tienen diplomáticos; tienen dólares”. Chateaubriand odiaba los libros: “Nos sentimos muy felices en nuestro nuevo hogar y mi esposo, en particular, se muestra encantado porque en este lugar no hay forma de colocar un libro”, confiesa la esposa del autor de Memoria de ultratumba en carta a un amigo.

“Las anécdotas de mi libro definen el carácter de sus protagonistas y tienen un elemento común: la compulsividad extrema”. Los lectores de este curioso cuaderno se enterarán, por ejemplo, que Borges calificaba a su compatriota Sábato como “ese escritor que siempre está escribiendo sobre túneles y tumbas”. Vargas Llosa y Onetti fueron finalistas en el Premio Rómulo Gallegos (1966) con La casa verde y Juntacadáveres, respectivamente. Dos novelas que giran en torno a un prostíbulo. Dice el peruano que le ganó al uruguayo porque en el prostíbulo de su novela había una orquesta y en la de Onetti, no. Comenta la viuda de Borges, Kodama, que si el autor de Ficciones hubiese tenido buena visión no se hubiera dedicado a escribir; “…hubiera sido un aventurero. No tenía rutina”. Cierta vez le preguntaron a Rulfo las razones de su silencio, y que por qué no escribía más libros; el jalisciense expresó: “Porque no me da la gana”.

“Esas historias, posiblemente, no sean verdaderas sino puras invenciones que se trasmiten de forma oral hasta que, como diría Vargas Llosa acaban por convertirse en ‘la verdad de las mentiras’ y eso las convierte en literatura en estado puro”, puntualiza el periodista español. Basta la crónica del cubano Lezama Lima y su “curso délfico” para subrayar la declaración de Zaurín y darnos cuentas que la frontera entre acto de vivir y escritura es una línea delgada y quebradiza.

Folios disfrutables. La imagen del hijo más famoso de Aracataca noqueado por un recto contundente al mentón sigue dando vueltas en la cabeza de los nostálgicos apasionados del realismo mágico.

Agustín Fernández Mallo

Nocilla Lab

Proyecto Nocilla de Agustín Fernández Mallo (La Coruña, 1967). Nocilla Lab (Editorial Alfaguara, 2009) concluye la trilogía novedosa que inicia con Nocilla Dream (2006) y Nocilla Experience (2009). Licenciado en Ciencias Físicas, las preocupaciones de Mallo se han visto reflejadas en poemarios (Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del Tractatus, 2001; Carne de Pixel, Premio de Poesía Ciudad de Burgos, 2007…) o ensayos (Postpoesía, hacia un nuevo paradigma, finalista del Premio Anagrama de Ensayo, 2009) que argumentan las relaciones entre literatura y ciencias bajo el concepto —acuñado y diseñado por él— de Poesía Pospoética. Hay en Nocilla Lab una buena dosis de humor ataviado con índices cinematográficos en una exposición discursiva turbadora y alucinada. Poética de la existencia en un mundo posmoderno y pospoético: “Una mañana, la número 20, me desperté. La tele, como siempre, encendida.” El mundo actual, engranaje simbólico de mudanzas que crean realidades múltiples, parece ser el postulado de este sampler verbal.

Eloy Fernández Porta

Homo Sampler. Tiempo y consumo en la Era Afterpop

Texto que forma parte del espectáculo Afterpop Fdez & Fdez, presentado el jueves 21 de enero en el Centro Cultural España como parte del Programa Promoción de la Creatividad e Identidad Cultural Iberoamericana, Homo Sampler (Editorial Anagrama, 2009) de Eloy Fernández Porta (Barcelona, 1974) es un lúdico ensayo, especie de transposición multicultural y caligrama que indaga sobre la presencia de los medios digitales de la comunicación en nuestro paisaje íntimo. Ensayo adivinanza que explota la técnica de la encuesta para replantear preocupaciones culturales capitales de nuestro tiempo. Collage de géneros en un inteligente discurso jocoso que se lee como se mira un álbum de metáforas visuales. El consumo y los parajes de la mercadotecnia; la música pop y las revistas ligeras; la caricatura y los índices metonímicos; la publicidad y la implosión de los medios. “Un lúcido ensayo con una apabullante erudición underground…” (Juan Cueto).