Martes 24.11.2020 - 15:08

El lago de los Cisnes vuelve para conquistar Bellas Artes

El lago de los Cisnes vuelve para conquistar Bellas Artes
Por:

Después de 40 años de exhibirse en el Lago de Chapultepec, el ballet El Lago de los Cisnes se presentará en el Palacio de Bellas Artes por segunda vez en 2017. En la obra participan los 70 bailarines de la Compañía Nacional de Danza (CND), del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Se trata de una versión coreográfica del director de la CND, Mario Galizzi, sobre la original de Marius Petipa y Lev Ivanov.

En conferencia de prensa Tihui Gutiérrez, maestra de la CND; Ana Elisa Mena, que interpretará a Odille y Odette; Argenis Montalvo, que hará el papel del príncipe Sigfrido y el director, Mario Galizzi, aseguraron que esta versión cuenta con una nueva producción escenográfica y de iluminación.

“Es una versión nueva que realicé y que he estudiado de los grandes maestros. Yo lo he ejecutado, es un lago aprobado y funciona a la altura”, dijo Galazzi, quien asumió la dirección de la CND en este año.

La puesta en escena está basada en el cuento alemán El velo robado, de Johann Karl August Musäus, es una historia de amor donde el príncipe Sigfrido buscará luchar por Odette (cisne blanco), que ha sido transformada en Odile (cisne negro), por el mago Von Rothbard.

El coreógrafo francés Marius Petipa (1818-1910), trabajó en conjunto con el compositor ruso Piotr Ilich Chaikovski (1840-1893) para componer el ballet de El lago de los cisnes, además de las obras La bella durmiente y El cascanueces, que se convirtieron en grandes clásicos de la danza.

Los papeles de Odette y Odile serán interpretados por la misma bailarina en cada una de las funciones, retomando las tradición francesa. Los roles de la interpretación se dividirán entre las bailarinas: Ana Elisa Mena, Mayuko Nihei, Blanca Ríos y Yoalli Sousa.

“El reto de esta temporada es para las bailarinas, pues interpretarán al cisne negro y blanco en la misma función y tratarán de mejorar la calidad de las presentaciones que tuvimos en primavera”, añadió Gutiérrez.

Aunque en anteriores funciones Ana Elisa ya ha interpretado los roles de Odile y Odette, esta vez lo hará en una misma noche. “Es un incentivo, pero es un reto difícil porque ambos personajes son muy diferentes. Odette se puede decir que es la víctima y sus movimientos son mucho más lánguidos. En cambio Odile sus movimientos tienen más fuerza e intensidad, la disfrutó mucho en el escenario”, dijo la primera bailarina de la CND.

Entre los pasos de ballet que más se utilizan en esta obra se encuentran: el arabesque, attitude y el pas de bourré. “Odile hace los 32 fouettés al final del pas de deux, cuando ya estás cansada, tienes que tener mucha resistencia. Además tenemos que recordar que no estamos moviendo los brazos, sino alas”, explicó Ana Lisa y aseguró que entre las lesiones más recurrentes se encuentran las torceduras en los tobillos y la espalda.