• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
La científica espacial, en 1983. Foto: Especial

Una mujer negra fue pieza clave para que la humanidad llegase por primera vez a la Luna. Por muchas décadas pasó desapercibida, a pesar de que gracias a sus cálculos matemáticos este anhelo de la ciencia se materializó. Se trata de Katherine Johnson, quien ayer murió a los 101 años, anunció ayer la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

“Nuestra familia de la NASA está triste al enterarse de la noticia de que Katherine Johnson falleció esta mañana a los 101 años. Era una heroína estadounidense y su legado pionero nunca se olvidará”, escribió en su cuenta de Twitter el administrador de la agencia aeroespacial, Jim Bridesnstine.

  • El dato. El 5 de mayo de 2016, le dedicaron formalmente las nuevas instalaciones de investigación en informática Katherine G. Johnson en el Centro de Investigaciones de Langley.

Johnson fue una de las llamadas “computadoras”, que calculaban a mano las trayectorias de cohetes y órbitas alrededor de la Tierra durante los primeros años de la NASA, labor que llevó a los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin a la Luna, en julio de 1969.

Hasta 1958, ella y otras mujeres negras trabajaban en una unidad informática racialmente segregada en lo que ahora se llama el Centro de Investigación Langley, en Hampton, Virginia, Estados Unidos.

En aquel tiempo laboró más de 14 horas diarias en el programa de retorno de la misión Apolo 11, conocido como Lunar Orbit Rendezvous.

“Había hecho los cálculos y sabía que eran correctos, pero era como conducir esta mañana; cualquier cosa podía pasar”, declaró después en una entrevista para la NASA.

En 1961, Johnson laboró en la primera misión para llevar a un estadounidense al espacio. En 1962, verificó los cálculos computacionales con los que se planearon las órbitas alrededor de la Tierra del astronauta John Glenn.

Su trabajo fue el tema de la película de 2017, Hidden Figures, nominada al Oscar. Con este filme salió del anonimato y su trabajo fue reconocido en el mundo, pues abordó la doble discriminación que vivió por ser mujer y negra.

A los 97 años, Johnson recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, la más importante que el gobierno de Estados Unidos entrega a los civiles.

En la ceremonia en su honor, el entonces mandatario estadounidense, Barack Obama, declaró: “Katherine
Johnson rechazó verse limitada por lo que esperaba la sociedad de ella por su sexo y raza, mientras extendía los límites de la humanidad”.

Nació en White Sulphur Springs, Virginia Occidental, en 1918. Su talento para las matemáticas quedó patente enseguida, y fue una de las tres estudiantes negras elegidas para los posgrados de las universidades de Virginia Occidental, según su biografía en la NASA.

La matemática fue pionera en la búsqueda de la igualdad racial y campeona de la educación de las disciplinas académicas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Katherine Johnson

  • Nació: 28 de agosto de 1918
  • Profesión: Física, científica espacial y matemática
  • Galardones: Premio al equipo Lunar Orbiter Spacecraft and Operations, Premio Al Logro, Grupo Apolo y Doctorado Honorario en Ciencias de la Universidad de Old Dominion, entre otros.

Te puede interesar:

“Me dejé fascinar por la historia del siglo XVI”: Rodrigo Martínez Baracs

 

Compartir