Miércoles 23.09.2020 - 07:30

#NoSoyGorda critica desde el humor los canones de belleza

<em>#NoSoyGorda!  </em>critica desde el humor los cánones de belleza
Por:

A través de la historia de Airam, una mujer que ha logrado resolver sus conflictos con el amor y con su cuerpo, el monólogo cómico-musical #NoSoyGorda! aborda desde un tono jocoso la imposición de estereotipos de belleza femeninos.

La puesta en escena empieza cuando Airam, interpretada por Paola Izquierdo, aparece en un reality show. “La entrevistan porque es una mujer de tallas grandes, considerada gorda, para que exponga cómo fue que se liberó del trauma que imponen tanto los medios de comunicación como la sociedad, para que hable sobre esta diferencia que no está en el canon de la estética prestigiada”, comenta Morris Savariego, director de la obra, en entrevista con La Razón.

Y agrega: “Airam cuenta cómo recobró su autoestima y aprendió a valorarse, cómo recuperó su erotismo y sexualidad y termina siendo una mujer fatal.

Tiene un cambio radical: pasa de ser una mujer acomplejada a una mujer absolutamente liberada, en un tono muy exagerado de comedia que resulta muy divertido”.

A decir del director, si bien #NoSoyGorda! resulta una crítica a los estereotipos de belleza femeninos, no está plantada en un tono de denuncia ni es un panfleto: “La crítica es algo que se deduce de todo el planteamiento y de cómo esta mujer sufrió tanto inútilmente por una serie de estándares que son los cánones dominantes, que hacen sentir al 95 por ciento de las mujeres inadecuadas”.

Savariego destaca además el humor presente en este monólogo escrito por María Chayo: “Como sucede con toda buena comedia, se apostó por el humor para plantear cosas que en sí mismas son graves a nivel social”.

La puesta en escena, que estará en el Círculo Teatral hasta el 22 de diciembre, mezcla elementos del show de cabaret y del stand up comedy.

Así, al mismo tiempo que la protagonista relata su historia, va presentando una serie de números musicales.

De acuerdo con el director, la resolución escénica requirió de un trabajo fuerte. “Aparentemente era un texto muy simple porque está escrito de una manera muy cotidiana. El reto fue justo hacer funcionar algo que parecía muy sencillo tanto con video como con música”.

Sobre la respuesta que tuvieron del público en su primer fin de semana de funciones, Savariego asegura que les fue muy bien. “El espectáculo promete ser un éxito. Tiene ingredientes muy importantes para lograr una buena comunicación con el público: es sencillo, accesible, profundo y cuenta con una gran actuación”, concluye.