Lunes 13.07.2020 - 07:35

Novedades Editoriales

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

José Emilio Pacheco / Nuevo álbum de de zoología. (Dibujos: Francisco

Toledo). Ediciones Era, 2013. Uno de los últimos libros publicados por José Emilio Pacheco (1939 - 2014), poeta de la reminiscencia cotidiana, quien acaba de escalar la tarde del último domingo de este enero airoso y frio para encontrarse con el silencio de la luna y descifrar los elementos de la noche en el reposo del fuego. El pintor oaxaqueño, Francisco Toledo, repliega un inventario de criaturas que habitan el agua (pulpo, cangrejo...: “En la costa se afirma que los cangrejos / son animales hechizados / y seres incapaces de volverse / a contemplar sus pasos”; “Alguien lanzó un arpón y el pulpo respira muerte / por la segunda asfixia que constituye su herida), serpentean en el aire (zopilote, murciélago...: “Los zopilotes / fueron nuestras brigadas de reciclaje. / Ahora se han acabado los zopilotes. / La basura está a punto de ahogar al mundo”; “El murciélago acepta su martirio y sacraliza el acto / de fumar el cigarrillo que cuelgan de su hocico”), roen la tierra (monos, cerdos, escorpiones...: “Cuando el mono te clava la mirada / estremece pensar si no seremos / su espejito irrisorio y sus bufones”; “Yo no he visto / sino infinitos monos prisioneros, / siempre entre rejas”; “El escorpión atrae a su pareja / y aferrados de la pinza se observan / durante un hosco día o noche / anterior a su extraña cópula”; “De entre todas las bestias / que en mi cuerpo lucharon contra mi alma / acabó por triunfar el cerdo” ) y se abrasan en el fuego (salamandra, ave Fénix...: “El también es fuego, / es vida y muerte: parece / la salamandra del incendio celeste”; “Arde en la hoguera de su propio vuelo”). Diálogo entre el autor de El principio del placer y los trazos reflectantes del hijo de Juchitán. Compendio del poeta Jorge Esquinca: composiciones extraídas de No me preguntes cómo pasa el tiempo (1969), Irás y no volverás (1973), Islas a la deriva (1976), Desde entonces (1980), Los trabajos del mar (1983), Miro la tierra (1986), Ciudad de la memoria (1989), El silencio de la luna (1994), La arena errante (1999), Siglo pasado (2000), La edad de las tinieblas (2009) y Como la lluvia (2009). Animales hechizados los cuales restituyen su estampa en el grafito apremiante del poeta y en los carbones del dibujante. “El colibrí es el sol, / la flor del aire / entre las dos tinieblas”. Un sapo carga al grillo y los alacranes desandan en la espiral. “Con avidez de buitre hendía y rasgaba” los retazos podridos, mientras las moscas se suicidaban en el relente de la bombilla. “Bestias de una cruenta servidumbre”: “Fábula del cazador” (“Un hombre comienza a pensar en un lobo”: Jorge Esquinca) ensimismado en el suceso verdoso del cocuyo. Todo arde, en este álbum / de tiempo, resplandor, pesadumbre y desidia / estamos muriéndonos de impaciencia de rabia de mirar las ruinas de nosotros mismos// en las paredes están escritas las peticiones de los niños / en las tapias los perros mean sobre la inocencia / todo se disemina por el arranque de las estaciones / todo se malbarata por la ambición de los mercaderes/ asistimos al sanguinario reflejo de los retratos y nos vemos como hormigas / desesperados caminando por los troncos de los árboles // Arde la noche. El aire húmedo parece hervor de ciénaga// la noche que nos traga / la noche que nos expulsa a las pestilencias/ la noche que nos descuartiza / la noche que nos tiñe en preludio y sombra. // José Emilio, tú que eres un augur de la edad de las tinieblas y sabes conjurar la belleza del jabón común / exorcizar los resquicios de la Avenida Juárez / devotamente mirar las vitrinas y los globos// tú, que prefieres el ladrillo por encima de los mármoles / conoces muy bien la eterna/ circulación de las transformaciones // sabemos que en cualquier pausa una melancolía sorda aparece / sabemos que en los andenes / tu voz hace más condescendiente la espera.