Novedades Editoriales

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Sofía Segovia / El murmullo de las abejas. Lumen, 2015. Segovia, se adentra en parajes de la Revolución Mexicana para develar la vida de mucha gente a la que nunca las circunstancias de los hechos le hicieron justicia. “Nos enseñan historia de México, pero siempre refieren hazañas, nunca nos hablan de las historias cotidianas protagonizadas por gente común”, comentó para La Razón, la narradora regiomontana Sofía Segovia. Retrato de los años convulsos de la Revolución Mexicana en los espacios del norte del país: centrada en el linaje de los Morales, el niño adoptado —Simonopio— y la nana de la familia. “No es propiamente una novela de corte histórico; aunque, sí hay referencia a eventos que tienen que ver con el asesinato de muchos hacendados norteños, quienes fueron ejecutados por el deseo de poseer sus tierras”, precisó la también guionista de comedias musicales. Personaje muy particular: Simonopio, niño expósito —encontrado por la nana Reja—, quien cambiara el destino de la familia Morales en la decisión de ampararlo. Envuelto en un panal de abejas, el niño crece guiado por el murmullo de las abejas que lo protegen y alertan de los peligros. Hay ciertos cotejos de realismo mágico en algunos pasajes de esta narración suscrita en una prosa rítmica y vital. “Me interesaba rodear al personaje de un enigma perpetuo y lo hice apelando al silencio y al ensueño. Mientras escribía, sentía ese susurro misterioso: Simonopio se iba haciendo adulto junto a esa letanía mágica”, apuntó la escritora. El lector tiene en sus manos una fábula dolorosa y también de gozos, enmarcada en enardecidos escenarios: reverberaciones de un pasado sumergido en la incertidumbre de la guerra revolucionaria. “Me gustaría que, a través de esta historia nostálgica y punzante, los lectores encontraran los ricos matices de nuestras tradiciones, los rumores radiantes que arropan nuestro pasado”, concluyó la autora de la exitosa novela Noche de huracán (2010), la cual será reeditada este año. MUY BUENO.

Javier Garciadiego (Selección, prólogo y semblanza) / Alfonso Reyes, “un hijo menor de la palabra”. Antología. FCE, 2015. Preciso compendio de textos del escritor regiomontano, Alfonso Reyes (1889-1959). Once apartados (poemas, ficciones, cultura educación y humanismo, teoría literaria, Grecia, ensayos sobre literatura mexicana y española, memoria autobiográfica, diario, correspondencia...): viaje por las hojarascas de quien Borges llamó “uno de los mayores escritores de las diversas literaturas cuyo instrumento es el español”. Incitación del historiador Garciadiego para que el lector del siglo XXI se adentre en la obra vasta, trascendental, ineludible del autor de Ifigenia cruel. Libro representativo, armónico, que se suma a las valiosas recapitulaciones que sobre la obra de Reyes se han publicado en México (vale mencionar la amplia miscelánea Alfonso Reyes —colección Los Imprescindibles de Cal y Arena, 2007— preparada por Enríquez Perea). “No cabe duda: de niño, / a mí me seguía el sol. /.../ Yo no conocí en mi infancia / sombra, sino resolana.— / Cada ventana era sol, / cada cuarto era ventanas. // Asustadiza gracia del poema: / flor temerosa, rescatada yema” (de Poesía). “Noche de soledad, de rumia de recuerdos, de saldos con la conciencia, de verdades crudas, de sentimiento muy hondo de la vanidad de las cosas, de asco muy grande contra la propia pasión de que soy juguete. Total: lágrimas y dudas. El cielo no se abre” (de Diario). Hay que leer a este hijo mayor de la literatura mexicana. EXCELENTE.

carlosolivaresbaro@hotmail.com