Sábado 11.07.2020 - 00:01

“Octavio Paz era un surrealista disidente”

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Las figuras presentes en la poesía de Octavio Paz en su juventud fueron Carlos Pellicer, Xavier Villaurrutia, Pablo Neruda, Quevedo y San Juan de la Cruz, por mencionar algunos; mientras que en sus ensayos están pensadores como André Breton, Friedrich Nietzsche y George Bataille. Pero, “no fue un discípulo incondicional”, así lo afirma el investigador del Colegio de México, Anthony Stanton.

“Octavio Paz no fue discípulo incondicional. Asombra la forma en que asimila esas influencias y transforma eso en algo propio”, destaca a La Razón el autor de El río reflexivo. Poesía y ensayo en Octavio Paz (1931-1958), su más reciente libro en el que analiza las obras del Nobel de

Literatura 1990.

En el Laberinto de la Soledad, por ejemplo, Stanton, explora los vínculos de este ensayo con Marx, Freud, Bataille y Nietzsche. Mientras que en el poema “Juego”, analiza el homenaje a Pellicer.

Es un libro en el que además de hacer una revisión de la primera época creativa de Paz, incorpora textos inéditos y cartas con otros escritores como Alfonso Reyes y Elena Garro.

“De ¿Águila o sol?, encontré que en la versión original, en la primera sección del libro que se llama Trabajo del poeta, un fragmento que él tachó y eliminó, éste lo reproduzco y hago una especulación sobre por qué suprimió ese texto”, explica el ex presidente del Consejo Consultivo de la Fundación Octavio Paz.

Reitera que en esta investigación que le llevó más de 30 años, hace una lectura detenida sobre el trabajo del fundador de Vuelta en el periodo de 1931 a 1958: años de la formación de Paz. “No podemos entender lo que hace después si no hacemos un buen análisis de todas vertientes que explora en este momento de su vida”, afirma.

En El río reflexivo. Poesía y ensayo en Octavio Paz (1931-1958), el especialista en literatura mexicana también analiza la relación del autor de Posdata con el surrealismo de André Breton.

“Paz nunca fue un surrealista ortodoxo fue bastante disidente, por ejemplo en Semillas para un himno muestro la forma en que él toma ciertos elementos del surrealismo del pensamiento de Bretón pero otros los rechaza, es decir, nunca acepta esa idea de la escritura automática, siempre desconfía”, detalla Stanton.

El libro, que se divide en tres capítulos, hace un análisis de“Piedra de Sol”, en que Paz investiga las posibilidades del endecasílabo español en un poema moderno. “Uno piensa el endecasílabo como una forma clásica y el surrealismo fue un movimiento de vanguardia, pero hay una cierta conciliación muy personal de Paz con esos dos elementos aparentemente contradictorios en este poema”, señala.

El río reflexivo (FCE/Colmex) se pre este martes en la librería Rosario Castellanos del FCE a las 19:00 horas.