Parrao incorpora a su danza el mundo del transgresor Burroughs

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos Cortesía Conaculta

El coreógrafo Raúl Parrao es contundente al decir que aquel que busque ver una danza estética no lo va a encontrar en Inter-Z-on-E=Universo-E/x, una danza bizarra “cargada de movimientos agresivos, cortados y abruptos”, en la que predominan temas de drogas, sexo, asesinatos y la vida del yonqui, que hacen referencia al mundo literario del escritor de la generación beat: William Burroughs.

Una coreografía que traslada a la danza la técnica cut-up utilizada por Burroughs. “Una de las consignas fue que cada bailarín recordara algunos fragmentos de piezas que haya bailado, que al juntarlos cobraron otro sentido. Luego, a partir de una máscara crearon una frase sobre el poder; ese material se tomaba y se mezclaba con otro, el resultado es un collage expresionista escénico”, explica Parrao a La Razón.

Inter-Z-on-E=Universo-E/x, un laberinto de interzonas que enmarañan el rastreo de la vida y obra del autor de El almuerzo desnudo, su mundo interno y sus relaciones interpersonales, así como su tránsito entre Estados Unidos, México y Sudamérica, y Londres, París, Roma y Tánger, es interpretada por 12 bailarines del Centro de Producción de Danza Contemporánea (Ceprodac), que dirige el coreógrafo autor de obras como Un extraño en una tierra extraña y X Para Idiotas Fragmentos de una historia del legendario hotel.

Dicha puesta en escena, que se presenta por primera vez en el Palacio de Bellas Artes, tal como la define su creador es una “danza abigarrada, barroca, un espectáculo que no es fácil de digerir; un trabajo totalmente contemporáneo”, cuyo resultado son los movimientos frenéticos, eróticos y sexuales, en los que la gestualidad ocupa un papel primordial, acompañados de música electrónica.

Parrao, cuyo trabajo se distingue por ser provocador y transgresor, para esta coreografía investigó la vida y obra del autor de Ciudades de la noche roja, un escritor que maneja lo absurdo y las atmósferas densas.

“Sensibilicé a los bailarines, a partir de este trabajo de mesa empezamos a perfilar a los personajes y encontrar a este sujeto fragmentado para abordarlo y vestirlo, para luego empezar a ver cómo se expresaba y cómo se movía”, detalla el artista que en 1985 fundó la compañía Ux Onodanza Danza Bizarra.

Parrao afirma que Burroughs ha tenido una influencia muy fuerte en su proceso creativo. Su primer acercamiento a su obra fue durante la preparatoria, primero a través de la música de Patti Smith y después con la lectura los libros del escritor norteamericano.

“Me llamó la atención esta técnica que se llama cut-up, donde el autor toma textos de revistas, periódicos, de Shakespeare. Hace un collage de textos y el significado es totalmente diferente; la palabra nos lleva a otras imágenes, le da otro sentido. De esa forma es que yo me identifico, porque mi obra es de una mixtura de estilos”.

Para esta puesta en escena, cuenta Parrao, que los bailarines tuvieron que hacer sus pudores a un lado al tener que adentrarse a la obra “vulgar y obscena” de Burroughs.

La coreografía, que se presenta en el palacio de mármol el viernes 21 de agosto a las 20:00 horas y el sábado 22 a las 13:00 y 19:00, explora también lo grotesco y curioso, que hay en las obras del coreógrafo originario de Ciudad Juárez.

Y es que una de sus búsquedas es la experimentación: performance, instalación e improvisaciones. “No me pongo límites, soy honesto a las sensaciones que me vienen; a veces surgen ciertos pudores de abordar ciertas estructuras, justo son los retos que afrontar… Si en el mole pueden mezclarse sabores tan distintos como el chocolate y el chile, entonces ¿por qué no en estilos podemos hacer algo aunque parezca que no se llevan?”, concluye Parrao.