Patterson roba arte mexicano

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Por Gerardo de la Concha

2010, año del Bicentenario de la Independencia de México. Hay una confusión entre espectáculo y cultura. Es cierto, en nuestra época no podemos prescindir del espectáculo, pero debería haberse alimentado de la cultura.

Por ejemplo, durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari y los primeros tiempos de Conaculta, hubo una exposición llamada “Tres milenios de México”, la cual recorrió importantes ciudades del mundo, de Nueva York a Berlín. Fue tan grande el espectáculo, que celebridades del tipo de Madonna se presentaban a la inauguración neoyorkina y alababan extasiadas a nuestro país.

Se supo aprovechar la riqueza cultural mexicana. Octavio Paz daba conferencias sobre tres siglos de arte mexicano, del barroco a Tamayo. Nos dábamos cuenta que, por toda nuestra herencia, éramos una potencia cultural.

Ahora, bajo el auspicio de Conaculta, representan exposiciones del estilo de Teresa Margolles, cuya obra fue presentada en junio del año pasado en la Bienal de Venecia, y objetos como camisas ensangrentadas y retratos de ejecutados por el narco, la exposición consistía en extraer líquido de las telas impregnadas de sangre y lodo.

Se trata del fracaso cultural de Conaculta, cuya presidenta, Consuelo Sáizar, declaró que el punto principal de su agenda es resolver la “personalidad jurídica” de la institución.

Mientras, México está a punto de perder un importante patrimonio prehispánico robado en la llamada Colección Patterson, la cual fue decomisada por el gobierno alemán después de haber sido transportada desde España. Esta colección formada con 1030 piezas precolombinas, reúne por lo menos a 700 mexicanas – hay, entre otras, unas valiosas estatuillas olmecas de gran belleza- y está valuada en 100 millones de dólares. De acuerdo con el periódico germano Süddeutsche Zeitung, citando fuentes oficiales alemanas, México ha sido negligente para reclamar su patrimonio.

Lo más seguro es que, por ello, se le devuelva su colección a Leonardo Patterson, conocido también por traficar animales exóticos.

Vamos así a perder este tesoro en el año del bicentenario. Todo un símbolo.

agp