Pieza teatral critica la “supremacia” humana

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Por una corta temporada, el Teatro El Granero abre sus puertas a La paz perpetua, obra del dramaturgo español Juan Mayorga, quien toma como punto de partida las reflexiones filosóficas, políticas y éticas que Emmanuel Kant (1724-1804) plasmó en su libro Sobre la paz perpetua (1795).

Con el apoyo de sus compañeros de la Compañía Nacional de Teatro (CNT), Mariana Giménez hace su primera dirección profesional con un texto de múltiples y complejos matices. “Se tocan los temas del terrorismo, la democracia, los derechos humanos, la libertad y qué tan consecuentes somos con nuestros principios. Lo que más me interesó de la obra eran las preguntas que se hacían, ya que están hechas con tanta inteligencia y agudeza que abren todo un campo de reflexión”, afirmó la creadora escénica.

En un pequeño espacio se encuentran tres perros: el cínico Odín (Rottweiler impuro), el ético Emmanuel (un Pastor Alemán) y el pragmático John-John (cruza de varias razas), quienes son evaluados por el amenazante Casius (un Labrador), y como un Dios callado que al final dicta una sentencia: el pragmático ser humano.

Finalistas para ingresar al K7 —grupo de élite contra el terrorismo—, los canes tendrán que enfrentarse a tres pruebas en las cuales se evaluará su comportamiento en situaciones límite, la aplicación de sus sentidos y su determinación para seguir las órdenes.

Para Giménez, hay un elemento importante en la obra: el ser congruente con los valores. “Se debe trabajar para serlo porque no hay formulas; todo es así, la experiencia rebasa cualquier expectativa… Para Kant parte del instinto del hombre no lo conduce hacia la paz, lo lleva a lo contrario: a la confrontación.

Sin embargo, lo que él propone es trabajar para ella, ya que no es algo preexistente, se construye cada día”, consideró la también actriz.

La obra, a cargo de la Compañía Nacional de Teatro, cuenta con las actuaciones de Enrique Arreola, Marco Antonio García, Diego Jáuregui, Israel Islas y Andrés Weiss, quienes explotan sus capacidades para mostrar la dualidad de animal-ser pensante.