Literatura

Araceli Amador aborda en poemario el universo femenino

Araceli Amador publica Sirenas de Cuarzo, el lugar privilegiado; “nosotras podemos disfrutar de la sexualidad sin cargos de conciencia”, afirma

20
La autora, en una imagen de archivo.Foto Cortesía: Araceli Amador
Por:
  • Carlos Olivares Baró

Escribir poesía y además publicarla, en estos tiempos donde la banalidad irrumpe en casi todos los gestos cotidianos, es indiscutiblemente, una osadía. Araceli Amador (Ciudad de México, 2000) se atreve, nos regala Sirenas de Cuarzo, el lugar privilegiado (Editorial Verso Destierro, 2021): iniciación en que la extrañeza se hace cómplice de índices, señales, códigos, tentativas, dardos, evocaciones, esperanzas y abismos.

Cuarenta y dos breves cánticos de directas elucidaciones que van de la rutina de una muchacha que guarda “el alma de un loco en el bolsillo” —un poemario— y se sube a la pesera para leerlo, hasta la confidencia de querer abrir su vulva para arrancarse toda la suciedad que le dejó un amante. Hay un clamoreo en estos versículos en que una peregrina busca “el idilio en lo oscuro, / cuelga del enervado árbol / y sus hojas escupen” la imagen del deseo.

“La expresión más honesta de lo que soy es la palabra. El desnudo anticipado se guarda en la poesía. Por eso en este libro, el cincel del erotismo, que las mujeres hemos guardado por vergüenza, lo muestro desde el placer del desparpajo y el gusto de saber que, nosotras podemos disfrutar de la sexualidad sin cargos de conciencia y etiquetas absurdas como la ‘virginidad’, irremediable mal que nos ha hecho replantear nuestro sentido en el mundo”, expresó a La Razón, Araceli Amador.

Sirenas de cuarzo. ¿Título de variadas connotaciones? La poesía es una sirena que canta, el llamado primigenio de lo femenino; tengo la firme convicción de que hombres y mujeres podemos construir un mejor mundo, sin el celo constante que la costumbre nos ha obligado a tenernos: por eso el título.

¿La franqueza como una carta de presentación? En las páginas de este cuaderno se esconde la parte más honesta de la mujer, el primitivo lenguaje que algunas veces es canto y otras, grito. He construido un refugio donde crezco, me convierto y evoluciono; el fin de la poesía, proteger a los desamparados.

¿Una poeta que estudia leyes? Siempre soñé con ser escritora, nunca quise ser poeta, porque no sabía lo que significaba, después me di cuenta que ser poeta es como la brujería. La poesía es una dama celosa a la que he entregado la vida, como la bruja lo hace al diablo. Estudio Derecho como algo complementario.

  • El dato: Algunos autores que la han inspirado son Enriqueta Ochoa, María Callas, Alejandra Pizarnik, Wislawa Szymborska, Coral Bracho, Elsa Cross; y también Rimbaud.

¿Cómo nace este primer libro? Conocí a la Editorial Verso Destierro, y a su fundadora, Adriana Tafoya: le pedí que revisara mis textos, de ahí surge este cuaderno. Tengo el apoyo incondicional de este sello; publicar era algo que me parecía complicado, sin embargo, aquí está el poemario.

¿Nunca tuviste temor de dar a conocer estos versos? Publicar un libro requiere de cierto coraje, sobre todo el primero; me movió la ingenuidad. Pensé en la crítica; pero, ya no podía cancelar la fiesta: el arrojo, mi cómplice.

¿Necesaria la publicación de poesía? Siempre fui consciente de que muy pocos son los que leen y de ésos la mayoría le tienen temor a las metáforas; sé que no es un mercado bendecido, pero decidí aventurarme porque pensé que algún día alguien tomaría una buena decisión después de leer algo mío: si eso sucede, espero saber que valió el trabajo.

¿Influencias y lecturas? Mujeres que me impulsaron: Enriqueta Ochoa, María Callas y Alejandra Pizarnik, Wislawa Szymborska, Coral Bracho, Elsa Cross; y también Rimbaud, Baudelaire, Wilde, José Emilio Pacheco y Juan Ramón Jiménez.

Sirenas de Cuarzo
Sirenas de Cuarzo
  • Autora: Araceli Amador
  • Género: Poesía
  • Editorial: Verso Destierro, 2021