Regresa al Festival de Salzburgo

Rebeca Olvera se sigue retando y triunfa en Europa

La soprano mexicana anhela celebrar en grande 18 años de carrera; confiesa sentirse como una mortal al lado de “dioses” en gala con Cecilia Bartoli y Plácido Domingo

La soprano, en una fotografía de archivo.
La soprano, en una fotografía de archivo.Foto Cortesía: Spinto
Por:
  • Adriana Góchez .

La soprano mexicana Rebeca Olvera considera que se encuentra en un “momento muy bonito” de su carrera, en “control sobre mi técnica y mi voz”, pero al mismo tiempo, con ganas de seguir ampliando su repertorio. Ahora que llegará a los 18 años de trayectoria confiesa a La Razón que le gustaría celebrar en grande.

“Estoy muy contenta en el punto en el que me encuentro de mi carrera, tanto mental como física y espiritualmente, no cabe duda que todas las experiencias que he tenido me han enseñado para crecer y sigo con muchas ganas de hacer cosas nuevas. Estoy a punto de cumplir los 18 años de mi debut en Bellas Artes, entonces tendré que considerar festejar la mayoría de edad de mi carrera”, señaló a La Razón la cantante.

Dijo que la idea de festejar surgió de manera espontánea, pero ya la ha comenzado a tomar en serio. “Espero podamos aterrizarla, no creo que haya algún momento más bonito de una carrera que celebrar la mayoría de edad, veamos qué sucede, espero que pueda ser este mismo año”, abundó.

Rebeca Olvera, quien se encuentra triunfando en Europa y es integrante del elenco de la Casa de Ópera de Zúrich, cuenta por lo pronto con proyectos importantes en los próximos meses. Formará parte de la Gala Carmencita y Amigos, donde compartirá escenario con estrellas de la ópera como Plácido Domingo, Cecilia Bartoli, Rolando Villazón, Maria Agresta, Piotr Beczala, María Pagés e Ildebrando d’Arcangelo.

“Cuando me enteré de esta invitación no cabía de la emoción, no todos los días te invitan al monte Olimpo a convivir con estos dioses de la ópera. Por fortuna ya he cantado con todos ellos en otras ocasiones, pero será la primera vez que están todos juntos en este espacio, para mí es un honor poder convivir con estos dioses, yo que soy una mortal, es todo un honor, estoy muy contenta de poder compartir mi voz con ellos”, expresó.

Detalló que va a interpretar el aria de “Micaela”, de la ópera Carmen, de Georges Bizet. Además en algunos ensambles cantarán juntos los intérpretes.

La participación en dicha gala supone su regreso al Festival de Pentecostés de Salzburgo, que dirige la mezzosoprano italiana Cecilia Bartoli. Del 3 al 6 de junio, también será parte de la nueva producción de El barbero de Sevilla, de Rossini, bajo la dirección escénica del también mexicano Rolando Villazón.

“Estoy feliz de la vida de regresar a este festival al que le tengo mucho cariño, donde hice mi debut en 2013, con una producción enorme al lado de Cecilia Bartoli, y ahora con esta producción de El barbero de Sevilla, que está bajo la dirección escénica de Rolando Villazón, nuestro querido y famoso tenor, ahora en su faceta de director. Lo está haciendo maravillosamente, son sorprendentes los talentos que tiene este hombre”, compartió la soprano.

En esta ópera bufa Olvera da vida a Berta, la ama de llaves de Don Bartolo. “Estoy dejando que Villazón me ayude a esculpir a esta nueva Berta, es un papel que había cantado en Zúrich y vocalmente siempre ha sido demandante, porque tengo entendido que cuando Rossini escribió El barbero de Sevilla tenía en mente a dos cantantes diferentes para este rol que se fusionó en lo que hoy es Berta, tiene dos registros distintos. Te puedo decir que lo que me va a tocar hacer en el escenario es algo que no había hecho antes”, dijo.

Otro de los próximos planes que le emocionan es con la Casa de Ópera de Zúrich, donde interpretará Siegfried, de Richard Wagner.

“Es relativamente joven el deseo de cantar a Wagner, todavía no abro la partitura, el hecho de estar aquí en Salzburgo requiere toda mi atención. Hay tantas cosas que me gustaría hacer como la Lucia di Lammermoor o El elíxir de amor”, adelantó la vocalista, quien se inició en la ópera a los 21 años y tuvo que “redoblar el paso” para llegar al lugar donde ahora está.