Reeditan libro con la obra vitalista de Papasquiaro

Reeditan libro con la obra vitalista de Papasquiaro
Por:

En la década de los 70, hubo un grupo de escritores jóvenes mexicanos que recorrían la Ciudad de México empapándose de las experiencias de la noche, justo cuando los escenarios suelen ser más crueles y por eso más hermosos. Buscaban, según se comprueba en los textos que escribieron, las sorpresas que se esconden en las calles, los bares y los sitios más under. Entre ese grupo se encontraba José Alfredo Cendejas, que desapareció conforme su búsqueda de la poesía incrementaba, y así, de esta persona surgió el poeta Mario Santiago Papasquiaro, pues según él, José Alfredo sólo podía haber uno, el de apellido Jiménez, cantante mexicano.

La poesía de Papasquiaro deambuló, como su protagonista, durante años entre bares de noche y lecturas organizadas de manera independiente, sin embargo, con el surgimiento de las editoriales cartoneras, proyectos que publican tanto a autores noveles como a escritores de amplia trayectoria y el auge de la Internet, su obra se difundió de mejor manera incluso en otros países.

Hace diez años, la poesía de Mario Santiago Papasquiaro hermanó un encuentro editorial insólito. Las 8 editoriales cartoneras que en el 2008 existían en América Latina, se unieron para publicar casi simultáneamente Respiración del laberinto, entre ellas una colección de poemas que concentra hallazgos en nombre de la mirada, el trazo colorido y la estupefacción introspectiva de un escritor que eligió los bordes de la realidad, para expresar la vida de manera visceral.

El Dato: El FCE publicó en 2008 la antología Jeta de santo, que reúne por primera vez parte de su obra.

Insólito fue también que la publicación de este libro incluyera un prólogo distinto en cada una de sus ediciones y que las autoras y autores tuvieran un vínculo fraternal e intelectual con Mario Santiago Papasquiaro.

Diez años después de esa aventura, el escritor y periodista cultural Raúl Silva de la Mora, convoca desde La Cartonera, de Cuernavaca, Morelos, a una nueva edición, misma que fue atendida, entre otros proyectos, por Ediciones sin fin.

Así, el martes se presentó Respiración de laberinto, en Barcelona, una edición que reúne no sólo los 8 prólogos del proyecto inicial, sino también los de otras 2 ediciones cartoneras, que se unieron en el camino entre ellas .

Con esto, sigue vigente la intención de distintos escritores y editores de mantener visible la obra de un autor que llevó a la poesía la intensidad con la que vivió, como un sello de su obra y como una manera de llamar la atención y compartir la idea de que hay otras posibilidades de habitar el mundo, la poesía y la noche.

ARDIÓ EN SU PROPIA LUZ

(Fragmento)

Creo que estamos ante un poeta de dimensiones incalculables, en el más literal de los sentidos, porque aún no se conoce su obra completa. Yo leí textos luminosos de él. También leí textos pésimos. Creo que Mario renunció deliberadamente a una noción de autocrítica, porque eso era parte de su rebeldía. Como toda gente que se sabe marginada, a partir de cierto momento continuó en una especie de fuga hacia delante, diciendo “si me marginan porque escribo cosas que les parecen intolerables, pues las voy a escribir más intolerables todavía”. Había en él un sostenido sentido de la provocación.

Del prólogo de Juan Villoro – Yiyi Jambo Cartonera (Paraguay).

LA CHISPA DE LA COMUNAL HOGUERA HUMANA

Cómo le hubiera gustado, pienso, verse publicado en este proyecto, cauce familiar para su vida y su obra. Siempre joven por desatado, por liberto, y porque su única plusvalía ha sido siempre la poesía misma, aquello “que el milagro exige”. ¡Larga vida a los poemas de Mario Santiago Papasquiaro, bailando chachachá en la mañana vibrante, cartoneando por el mundo!

Prólogo de Diana Bellessi – Eloísa Cartonera (Argentina)