Viernes 4.12.2020 - 05:28

Liliana Blum publica Cara de Liebre

Refleja a mujeres que se rebelan contra sus frustraciones

Dos experiencias de pareja, obsesiones sentimentales y perdones caprichosos; exploración por los trances y complejidades de las relaciones humanas

Liliana Blum
Liliana BlumFoto: Especial
Por:

Liliana Blum (Durango, 1974) es autora de dos novelas icónicas: Pandora (2015) y El monstruo pentápodo (2017), que llamaron poderosamente la atención de la crítica especializada y alcanzaron la aclamación de los lectores en la referencia de ser una de las narradoras más atractivas del actual paisaje literario mexicano. Sus ficciones, retrato de la violencia desde una descripción de los factores contiguos a la intimidación estructural, anímica, social y familiar que acecha a la sociedad mexicana.

El monstruo pentápodo, cuenta la historia de Raymundo Betancourt, un zorro con piel de borrego: en apariencia, un hombre piadoso, normal; pero, en realidad es un pedófilo. Pandora, fábula turbadora, destructiva sobre las relaciones hombre-mujer. Los textos de la autora de Tristeza de los cítricos abordan temas complejos donde se develan los oscuros laberintos de la naturaleza humana (pedofilia, disfunciones familiares, ostentaciones, apariencias falsas, acosos, relaciones destructivas, dependencia, traiciones...).

Aparece Cara de liebre (Seix Barral, Planeta, 2020): novela en que Liliana Blum aborda las historias empalmadas de dos mujeres reflejadas en el espejo de las aberraciones emocionales. Irlanda y Tamara son víctimas de sus propias limitaciones. Dos mujeres que aventuran el decoro para ahuyentar la soledad y retener a un hombre. Narración sórdida de especulativas conjunciones en que las apariencias son máscaras que ovillan los mecanismos de una descarriada deshumanización.

“En la cultura mexicana no hay una igualdad en las leyes de equidad de género. La sociedad de nuestro país está paralizada en el siglo XIX. Ejercer libremente la sexualidad conlleva al calificativo de prostituta. El hombre lo puede hacer y es normal: salió a ligar, es varón y está permitido que lo haga: la hembra, no. Quiero reflejar en esta novela la cadena social que deriva en que una mujer no puede estar sola, necesita de una pareja. La mujer como objeto del placer. Mis dos personajes, Irlanda y Tamara, están acechadas por esas circunstancias”, precisó, en conversación telefónica desde Durango con La Razón, Liliana Blum.

¿Narración que sublima frustraciones de las dos protagonistas? Irlanda llega a hacer lo que pocas mujeres se atreven a hacer con un hombre que les ha destrozado la vida. Mientras, Tamara se da cuenta de su error al aferrarse Nick: decide afrontar el embarazo con ayuda de la madre y persigue el sueño de ser pintora. Irlanda, sin embargo punza sobre nuestros sueños oscuros, esas ofuscaciones que todos tenemos, pero no nos atrevemos a admitirlas.

¿Dos mujeres que se reflejan en un mismo espejo? Sí, podrían ser una sola. Irlanda y Tamara dependen de Nick, le temen a la soledad. Aunque, Tamara es anodina, mientras que Irlanda es una depredadora.

¿Una novela sobre la deformidad corporal? Irlanda es objeto de burla, acoso y desprecio. Padece la indiferencia de los otros. Su venganza está en la seducción a sus amantes ocasionales: los asesina y entierra sus cadáveres al pie de un durazno, previa largas sesiones de torturas psicológicas.

¿Obsesión por personajes marcados por anormalidades? Los personajes normales son aburridos, no me interesan. Apuesto por la doble vida de Irlanda, por ejemplo.

¿Papeles invertidos? Quizás la maltratada posición femenina, tan subordinada y afrentada, se revira ahora y acomete contra la presunción machista, esta vez naufragada en la capitulación.

¿Uso alternado de la primera y la tercera persona narrativa? Tal vez en la búsqueda de una movilidad narrativa de más eficacia. Opté por el cambio de voces de acuerdo a las circunstancias de las protagonistas.

“Narcisismo de sábado por la noche”

Por Liliana Blum

Deshumanizar a un ser humano es muy sencillo. Nadie lo sabe mejor que yo. Solo hace falta concentrarse en el exterior del cuerpo, en la cobertura, la piel y el cabello, en los ojos vidriosos metidos en los huecos de las órbitas y en los apéndices de las orejas, que parecen un par de moluscos.

En el espejo rectangular detrás del barman no luzco monstruosa; es más, se podría decir que soy una mujer común y corriente que busca pasarla bien esta noche. Sonrío con la broma privada que solo yo y nadie más podría entender. Porque hoy no puede ser una noche de llevarme a cualquiera a la cama ni tampoco puedo contentarme con una mera conversación, alcohol de por medio, y regresar sola a casa a ver una película romántica (…)

Cara de liebre

Fragmento del libro.

Liliana Blum
Narradora
  • Nació: 1974, Durango
  • Otras publicaciones:  La maldición de Eva (2002),  (2007), ¿En qué se nos fue la mañana? (2007), The Curse of Eve and Other Stories (2008), Yo sé cuando expira la leche (2011), Pandora (2015), El monstruo pentápodo (2017), Tristeza de los cítricos (2019), por mencionar algunas
Cara de liebre
  • Autor: Liliana Blum
  • Género: Novela
  • Editorial: Seix Barral/Planeta, 2020