Rescatan conferencias inéditas de Vasconcelos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

El escritor mexicano Heriberto Yépez presentó su libro "La otra raza cósmica", el cual se integra por tres conferencias escritas y dictadas por uno de los personajes más emblemáticos de la cultura mexicana: José Vasconcelos, quien falleció el 30 de junio de 1959.

Las conferencias que contiene este texto fueron dictadas por Vasconcelos en Estados Unidos en 1926, y Yépez comenzó la tarea de traducir del inglés al español los manuscritos, reunidos en un libro dado a conocer el 26 de junio pasado.

El encuentro con los escritos del autor de "Ulises criollo" no fue producto del azar, sino del trabajo de investigación que Yépez realiza para lo que será su próximo libro, un ensayo que propondrá una relectura de Vasconcelos.

Afortunadamente o desgraciadamente, dice Yépez, “desde niño el nombre de Vasconcelos se me fue dado como una guía de solución para el país”.

Recordado por sus misiones culturales, que llegaron a todos los rincones de México; sus artes populares, sus teatros al aire libre, la exaltación y depuración de lo indígena y la afirmación de lo auténtico mexicano, José Vasconcelos es un personaje emblemático de la cultura de su país.

Miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, Vasconcelos tuvo mucho méritos, entre ellos, la creación de la Secretaría de Educación, con la cual movió a la inteligencia de México, a los hombres de buena voluntad, a niños, jóvenes y adultos deseosos de aprender.

Nacido el 27 de febrero de 1882, vivió de niño en Sonora, Coahuila y Campeche, antes de llegar a la capital del país, donde estudió en la Escuela Nacional Preparatoria y en la de Jurisprudencia, de donde se recibió en 1907. Para 1909 ya presidía ya el Ateneo de México.

En junio de 1920 asumió la rectoría de la Universidad Nacional, donde organizó el ministerio en tres departamentos: Escolar, de Bellas Artes y de Bibliotecas y Archivos; mejoró la Biblioteca Nacional y creó varios repositorios bibliográficos populares.

También a él se atribuye la edición de una serie de clásicos de la literatura universal, la revista “El maestro" y el semanario "La antorcha"; invitó a trabajar en el país a los educadores Gabriela Mistral y Pedro Henríquez Ureña; impulsó la escuela y las misiones rurales, y promovió la pintura mural.

Por sus diferencias políticas con el régimen, se alejó del país, pero volvió a él en 1928, para lanzar su candidatura a la Presidencia; derrotado en las elecciones del año siguiente, se exilió de nuevo y regresa hasta 1940.

En esa época dirigió la Biblioteca México y obtuvo el doctorado Honoris Causa por las universidades Nacional Autónoma de México y de Puerto Rico, Chile, Guatemala y El Salvador; fue miembro fundador de El Colegio Nacional (1943) y perteneció a la Academia Mexicana de la Lengua.

Según los conocedores de su obra, Vasconcelos fue más que un pensador, un filósofo que todo lo vio bajo el signo de lo bello; que lo perseguía hasta dar con él en cada uno de los seres.

"Escritor político y ciudadano de avisada y sesuda ciudadanía, nos hizo ver a los mexicanos lo que es, lo que debe ser México", consideran sus seguidores, quienes destacan su capacidad para ser convincente y su aspereza para "fustigar a los pillos".

Fue el creador de una universidad, a la que dio el lema de "Por mi Raza Hablar el Espíritu", y por su labor en favor de la docencia se le llamó “Educador de América”.

Vasconcelos, destacan, fue grande como escritor, como político y como hombre que hizo historia, y por todo eso fue un ser constante y obligado compañero y guía de quienes mantienen su causa y compromiso con México.

José Vasconcelos fue autor de numerosos artículos periodísticos, ensayos y estudios sobre filosofía, historia y pedagogía, entre los que destacan "El movimiento intelectual contemporáneo" (1916), "El monismo estético" (1918), "Divagaciones literarias" (1919) y "Orientación del pensamiento en México" (1922).

Asimismo, "La revolución de la energía. Los ciclos de la fuerza, el cambio y la existencia" (1924), "Quetzalcóatl" (1929), "La raza cósmica" y "Ulises criollo" (1935), entre muchos otros. José Vasconcelos falleció en la Ciudad de México, el 30 de junio de 1959.

agp