Rescatan libro de 1910

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

El investigador Gerardo Moctezuma Barragán rescató la obra monumental “México en el Centenario de su Independencia 1910: Álbum gráfico de la República Mexicana”, de la cual fue publicada una edición facsimilar en el contexto del Bicentenario de la efeméride.

Se trata de una publicación editada originalmente por Eugenio Espino Barros en el Centenario de la Independencia, en 1910, y contiene un total de 400 fotografías de la arquitectura, sitios y monumentos de entonces.

Moctezuma Barragán explicó que se interesó en reproducir este volumen porque lo conoció desde niño, cuando era parte de la biblioteca de su abuelo, a quien le preguntó por qué tenía un libro del porfiriato, y éste le respondió que “un buen libro es un buen libro”.

Dijo que le pareció muy importante compartir este tesoro con México, “sobre todo reconocer a su autor, el fotógrafo de origen poblano Eugenio Espino Barros, quien realizó casi la totalidad de las tomas fotográficas, y excepcionalmente adquirió algunas otras de reconocidos fotógrafos de la época, como Guillermo Kahlo, Hugo Brehme, García y Ramos, entre otros”.

Recordó que este artista de la lente “tuvo una brillante trayectoria como fotógrafo, tanto por su inventiva, como por sus reconocidos trabajos industriales. Siendo muy apreciado particularmente en el norte de la República.

“Cuando contaba con 25 años de edad tuvo la idea de realizar este álbum, él mismo habló con personas con recursos económicos para convencerlos de financiarlo. Se fundó una sociedad anónima para la realización de dicho álbum y la tarea no fue fácil, por las circunstancias del país en esos años”, dijo.

Refirió que para tomar las imágenes, Espino Barros viajaba con varias cajas de equipo pesado, pues además de las cámaras, lentes y trípode, llevaba lo necesario para revelar y una amplia dotación de placas de vidrio de 8x10.

“México en el Centenario de su Independencia 1910: Álbum gráfico de la República Mexicana” se publicó a principios de 1910 con un tiraje de dos mil ejemplares, que se agotaron rápidamente por lo que se hizo una segunda en noviembre del mismo año, también de dos mil copias.

Al respecto, la historiadora, Carla Zurián, recordó que hubo varias publicaciones en el contexto del Centenario de la Independencia de México, entre ellos, el álbum mencionado, que contó con prólogo del propio Eugenio Espino Barros.

Señaló que “era una edición que dormía el ´sueño de los justos´ hasta que Gerardo Moctezuma Barragán tuvo a bien espabilarla y circularla de nueva cuenta”.

Esta edición facsimilar tiene como primera virtud reproducir la bella edición original, con todas sus reformas materiales, y la segunda es que da a conocer la parte industrial, con sus progresos en la cultura y la educación.

Una tercera es que recupera una obra vertebral, con casi 400 fotografías de las principales entidades del país.

“Es imprescindible para el reconocimiento de aquel momento histórico y la proyección que se quiso dar de él, donde por obvias y porfirianas razones se privilegió a la Ciudad de México, el París de las Américas, a decir de los científicos”, acotó.

“Sin embargo, ciudades como Puebla, Guadalajara, San Luis Potosí, Oaxaca y Veracruz distribuyeron sendos álbumes de estas imágenes”, añadió.

La historiadora expuso que es importante notar los cambios que ha sufrido la Ciudad de México desde entonces, por lo que “es un trabajo que produce nostalgia por la ciudad siempre ida, por la entonces ciudad que se conocía recorriéndola a pie”.

Sobre el libro, el arquitecto Francisco Valverde consideró que el álbum es un objeto que provoca, atrapa y conduce; “es como entrar al cine o sentarse a mirar la televisión. Es insuperable la tentación de ir página a página en el orden que se quiera para mirar cada una de las láminas.

“Las imágenes dan testimonio de lo que fue el México colonial premoderno y lo que el durísimo siglo XIX finalmente dejó como construcción de las primeras piedras de este país. Hay que destacar que el fotógrafo caminaba la ciudad, tuvo la oportunidad de mirar la ciudad desde la calle y no desde el vehículo automotor”, señaló.

agp