Gabriela Riveros publica Olvidarás el fuego

Retoma la tragedia de Luis de Carvajal, víctima de la Inquisición

Testimonio de la resistencia de hombres y mujeres que dieron sus vidas por el derecho a la libertad; narra la desventura de un disidente procesado por el Santo Oficio

Gabriela Riveros, en una foto promocional.
Gabriela Riveros, en una foto promocional.Foto Cortesía: Gabriela Riveros
Por:
  • Carlos Olivares Baró

Gabriela Riveros (Monterrey, 1973): poeta, ensayista, narradora (cuento, novela, relato infantil) y docente, avalada por una obra que ha recibido varios reconocimientos nacionales e internacionales: entre ellos, la Presea del Estado de Nuevo León al Mérito Cívico y el Premio Internacional Universidad Externado de Colombia. Los volúmenes Ciudad mía (cuentos, 1998), Don Florencio de Polvorín y su prodigiosa profesión (literatura infantil, 2009), En la orilla de las cosas (poesía, 2019) y Destierro (novela, 2019) han recibido elogios de la crítica especializada y muy buena recepción de los lectores.

Aparece Olvidarás el fuego (Editorial Lumen, 2022), novela en que Riveros retoma las desventuras y episodios aciagos de Luis de Carvajal, alias Joseph Lumbroso, quien fue torturado y después quemado en la hoguera por la Inquisición. Viaje retrospectivo a 1596, año del cruel espectáculo, visto por miles de personas en la Alameda Central de la Ciudad de México: el joven poeta y líder religioso Luis de Carvajal es quemado en la pira junto a su madre, dos hermanas y varios integrantes de su cofradía, procesados por la Inquisición bajo la acusación de “herejes judaizantes”.

“No es la primera vez que me sumerjo en la historia de Joseph Lumbroso: en los años 90, lo abordé en el texto ‘Ciudad de nadie’. Fue en 2017 cuando profundizo en los hechos, examino libros de historia y elaboro una guía cronológica con el objetico de aclarar el acertijo de la vida de los Carvajal. Desde la primera vez me conmovió este hombre que sacrifica su vida por ser fiel a sus creencias e identidad. Mártir olvidado del judaísmo mexicano. Quise contar la historia de una comunidad enraizada en todo el continente”, comentó en entrevista con La Razón, Gabriela Riveros, también profesora de Escritura Creativa en varias universidades.

Tenía que contar esta historia que, por primera vez, se aborda novelísticamente; crónica olvidada y desconocida de una comunidad inculpada por la Inquisición por ser judíos. Fue un proceso de escritura envolvente y desafiante

Gabriela Riveros, Escritora

¿Despliegue de documentos de la época entrelazados con la voz de un narrador no convencional? Tal vez el resultado se orienta a una “novela histórica no tradicional”. No apelo a un narrador omnisciente que lo sabe todo: me valgo de testigos, documentaciones de la época y mi “propia voz” en las coordenadas de una exploración para conocer más de los episodios, los cuales mudo a los espacios literarios.

¿Novela coral? Mientras estaba en el proceso de escritura y avanzaba, decidí elegir varias voces para darle un sentido literario al asunto. A diferencia de las crónicas históricas, la ficción me permitió una aproximación más veraz a las vidas de estos hombres, mujeres, niños, niñas, en fin, de estas familias protagonistas de los aterradores incidentes en que estuvieron abrazados.

Historia y ficción. ¿Cuál es la diferencia? Uno recurre a la fabulación desde una apuesta con el lenguaje para “acondicionar” los hilos de la trama: la ficción amolda las piezas del acertijo. Hay un error en creer que la ficción inventa sucesos; no, la narrativa —cuento, novela— da luz a lo humano, a las dudas, a las incertidumbres. Mi mirada no es la de un historiador. Me interesaba describir sensaciones como el miedo, la duda, la perplejidad, la ambición o el sufrimiento y a la vez, dispersar preguntas.

¿Un libro escrito de manera obsesiva? Los libros entran en el alma, en nuestro interior, de manera subrepticia. Yo tenía que contar esta historia que, por primera vez se aborda novelísticamente; crónica olvidada y desconocida para muchos de un grupo de familias y una comunidad inculpados por la Inquisición por ser judíos. Diría en todo caso, que fue un proceso de escritura envolvente y desafiante.

Olvidarás el fuego

Enero de 1582

Ciudad de México, Nueva España

La Audiencia de México dictaminó en dos ocasiones a favor de don Luis de Carvajal y de la Cueva, como respuesta a las objeciones de sus enemigos. La primera ocasión fue cuando, recién llegado en octubre de 1580, estuvo en Ciudad de México para exponerle al virrey don Lorenzo Suárez de Mendoza, el documento de la capitulación que le otorgó don Felipe II compuesto por veintisiete folios escritos por ambas caras —cincuenta y cuatro páginas— en donde se estipula de manera minuciosa y detallada, en decenas de cédulas reales, a lo que Carvajal se obligaba por un lado y, por otro, las mercedes, licencias, títulos y cargos que el rey les ofrecía a él y a los pobladores que lo acompañaron. Sin embargo, los oidores de la Audiencia, recibieron con recelo las órdenes del rey cuando descubrieron ahí sus intereses amenazados. La ventaja para ellos era que el nuevo virrey desconocía la política y las intrigas de la Nueva España y que además, era dócil a sus consejos.

Fragmento tomado del libro.

Olvidarás el fuego
Olvidarás el fuego
Olvidarás el fuego
  • Autora: Gabriela Riveros
  • Género: Novela
  • Editorial: Lumen, 2022