Saramago y Monsiváis intentaron explicar misterio de la vida

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

Madrid. - Simultáneamente, como actúa la vida, se fueron de este mundo raro José Saramago y Carlos Monsiváis, dos personajes que entraron en las entrañas de un misterio que quisieron explicar: cómo explicar la vida, señaló el escritor español Juan Cruz.

El también periodista destacó este domingo que ambos escritores, uno en México y otro en Portugal y en Lanzarote, isla española frente a las costas de África, interpretaron el “mundo raro”, desde las honduras de la paradoja.

“Intermitencias de la muerte, señales de humo de la vida. Monsivais también retrató el mundo raro; fue el gran cronista de su país, México, y el gran referente periodístico y contracultural de América Latina”, puntualizó.

En un artículo en la versión por Internet del diario español El País, aseguró que de Monsiváis “han aprendido (y hemos querido aprender) muchos periodistas que de una u otra manera han tenido la cultura (y la contracultura) como sujeto”.

Puso como ejemplo a Juan Villoro a Jordi Soler, quien está trabajando en una antología sobre su obra.

“Monsivais era un maestro, como lo son en España mis admirados Juan Cueto, Fernando Savater y el maestro Manuel Vázquez Montalbán”, apuntó.

“Enfrentado al mundo raro de la política, de la literatura, de la sociología y de la música pop, Monsiváis decidió mezclar los mundos y adentrarse a la vez en todos los universos”, dijo.

Añadió que de ahí nació una especie de literatura rock que incluía un sentido del humor exacerbado por las brumas ruidosas de una inteligencia que no paraba de inventar.

Cruz refirió que vio muchas veces a Monsiváis, sobre todo en la ciudad mexicana de Guadalajara, Jalisco, en los últimos tiempos.

“El agravamiento de su enfermedad me halló de improviso, pero ya hubo algunos amigos que vinieron a Madrid con las malas nuevas”, expuso.

Cruz, quien se encuentra en Lisboa despidiéndose del Premio Nobel de Literatura, José Saramago, expresó que cuando supo de la muerte de Monsiváis “sentí como si el río dejaba de ser metáfora de la vida o del tiempo y se convertía en metáfora oscura del tiempo que se detiene”.

“Un mundo raro, estamos para siempre (y hasta que acabe) en un mundo raro, y se han ido dos que ayudaban a entenderlo diciendo que lo desentendían”, concluyó.

agp