Se suma Umberto Eco a proyecto para Olimpiadas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Notimex

Como parte de la organización de los Juegos Olímpicos 2012 en Londres, Inglaterra, se encuentra el proyecto arquitectónico "La nube", al cual se ha sumado el escritor y semiólogo italiano Umberto Eco, quien nació el 5 de enero de 1932.

Se trata de una llamativa torre de 100 metros de alto que pretende convertirse en símbolo de una sociedad basada en la información, la tecnología computacional y la armonía con el medio ambiente.

El proyecto será construido por un grupo de ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts, que ya cuenta con el respaldo de un buscador de palabras en internet y al que se han sumado personalidades como Eco. La idea es que sea una torre de observación cercana a la villa olímpica.

Estará compuesta por cables metálicos de los que se suspenderá una nube de burbujas interconectadas hechas de un material conocido como Ethylene tetrafluoroethylene, dentro de las cuales se encontrarán pantallas en las que se proyectarán datos en tiempo real como temperatura, búsquedas y datos de las pruebas de los Juegos Olímpicos, entre otros.

El escritor y dramaturgo italiano Umberto Eco, semiólogo y crítico literario y de arte, quien adquirió fama mundial por su novela histórica "El nombre de la rosa", de la cual se realizó una brillante adaptación cinematográfica, es actualmente uno de los autores más leídos alrededor del mundo.

Nació en Turín, Italia; estudió filosofía y literatura y se tituló por la Universidad de su ciudad natal en 1954, fecha desde la cual ha sido profesor de estética y semiótica en diferentes instituciones de educación superior, como las de Milán, Bolonia, Florencia y Turín.

El fundador en 1969 de la Asociación Internacional de Semiótica se dio a conocer a partir de su tesis "El problema estético en Santo Tomás de Aquino", obra editada dos años después de haber obtenido su título universitario.

Mientras daba clases en las universidades de Milán y Florencia, publicó "Obra abierta" (1962) y "La estructura ausente" (1968), en las que da cuenta de su trabajo como catedrático y se orienta hacia la investigación de los sistemas de significación y procesos de comunicación.

El también conferencista internacional se ha hecho popular, sobre todo a través de dos novelas: "El nombre de la rosa" (1981) y "El péndulo de Foucault" (1988), las cuales dan cuenta de sus amplios conocimientos sobre filosofía y literatura.

La primera de ellas, adaptada para el cine en 1986, es una historia detectivesca que se desarrolla en un monasterio en 1327, y en la que une a su erudición la fuerza narrativa de una sensibilidad que para muchos críticos tiene poco que ver con el rigor académico de sus obras anteriores.

Por su parte, "El péndulo de Foucault" es una fantasía acerca de una conspiración secreta de sabios, construida en torno a temas esotéricos y enfocada hacia una perspectiva ideológica, que propicia una revaloración del arte narrativo del siglo XX.

Otras de sus obras de gran trascendencia son "Apocalípticos e integrados ante la cultura de masas" (1965), "La forma y el contenido" (1971), "El signo" (1973), "Tratado de semiótica general" (1975), "El súper-hombre de masas" (1976) y "Desde la periferia al imperio" (1977).

En 1995 publicó su novela "La isla del día de antes", en 1998 "Cinco escritos morales" y en 2001 "Baudolino", sin embargo, de manera especial, los trabajos teóricos de Eco sobre el análisis de los signos y los significados ha influido y creado secuela en varios círculos académicos.

A iniciativa suya, en febrero de 2000 se creó en Bolonia la Escuela Superior de Estudios Humanísticos, que tiene como fin difundir la cultura universal.

Eco es doctor honoris causa por más de 30 universidades alrededor del mundo, entre las cuales destaca la Complutense de Madrid, la de Tel Aviv, la de Atenas, la de Varsovia, la de Castilla-La Mancha, la Libre de Berlín y otras tantas en Estados Unidos.

Además de que ha recibido los más prestigiosos reconocimientos y condecoraciones, entre los cuales destaca la Legión de Honor que otorga el gobierno de Francia.