Su legado se aleja de las subastas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

En febrero de 2011, Retrato de Paul Éluard (1929), del pintor Salvador Dalí, alcanzó 21.6 millones de dólares (288.7 millones de pesos) en una subasta en la casa Sotheby’s y rompió el récord de venta de una pintura suya. Ese mismo año, el cuadro 1949-A-No.1 del artista estadounidense Clyfford Still fue vendido por más de 61 millones de dólares, cuatro veces más que el del español. Los coleccionistas prefieren otras creaciones antes que las de él.

De 2007 a 2013, sólo ocho obras del multifacético pintor, superaron el medio millón de dólares en las galerías. En contraste con la fama, su excentricidad, su sobreexposición mediática y la atención del mundo del arte que tuvo en vida, poco de su trabajo ha sido codiciado en el mercado.

Para la estudiosa de la obra del también escultor, Cristina Luna Tamayo, de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, existen tres factores que hacen, para los coleccionistas y galerías de arte, poco atractiva la obra de Salvador Dalí.

“En vida, supo venderse muy bien, fue un showman, de hecho esa fue una de las razones por las que fue expulsado del grupo surrealista por el francés André Breton, quien lo apodó Avida dollars, incluso en una entrevista mencionó que no sabía qué tan grande era su fortuna ni cuánto tenía en sus cuentas de banco.

Ahora, su poco acercamiento con las subastas tiene que ver con su historia negra: fue vinculado con el franquismo, pues tenía frecuentes entrevistas con Franco, incluso lo felicitó por cuestiones políticas e hizo un cuadro de su nieta. Artistas de su época —y actuales— que se encontraban en movimientos contra el gobierno, se alejaron de él por considerarlo un buen amigo del dictador”, indica Luna Tamayo.

La especialista en la obra del genio surrealista señala que otra de las razones que lo mantienen fuera de las pujas de arte, ha sido el Estado español, ya que a él pertenece la mayor parte de la obra de Dalí, por lo que no existe venta de los cuadros más importantes.

“Cuando muere hereda todo su patrimonio —valuado en más de 200 millones de euros— al gobierno y monarquía españolas; sus obras se reparten entre el Teatro-Museo Dalí, el Museo Reina Sofía y otros pertenecientes a la Fundación Gala-Salvador Dalí.

“Además, lo que vendió en vida se encontraba en posesión de coleccionistas privados que donaron los cuadros a fundaciones y otros museos que se interesan en su exhibición, pero no en ponerlas a la venta”, afirma.

Luna Tamayo detalla que la autenticidad de sus obras no está corroborada por valuadores, ya que los Dalí figuran como las pinturas y esculturas más falsificadas, situación que hace difícil que salgan a la venta en el mercado del arte.

Abajo de 10 millones de dólares, la segunda obra con mayores ingresos es Elementos enigmáticos en un paisaje, no obstante, fue adquirida por la Fundación Gala-Dalí, la cual es la principal compradora de los cuadros del artista en las subastas, para que regresen a propiedad del Estado y se exhiban en el museo de Figueres, lejos de los coleccionistas privados.

[click para ver gráfico.

->http://www.3.80.3.65/IMG/mk/infoLR/cul18250114a.jpg]