Alista cuatro estrenos

Taller coreográfico de la UNAM celebra 50 años y se adapta a tiempos de pandemia

La compañía prevé presentar de manera virtual y luego presencial, piezas de Yazmín Barragán, Daniela Vázquez y Maurice Causey; Diego Vázquez concibe T.I.A.D.A

UNAM
Bailarines de la compañía universitaria, en una foto de archivo.Foto: Paulo García/Danza UNAM
Por:

El Taller Coreográfico de la UNAM, fundado por Gloria Contreras, llega a sus 50 años de existencia con el reto de adaptarse a la nueva normalidad que ha dejado la pandemia de Covid-19 para continuar salvaguardando el vasto legado de 300 obras de repertorio y seguir innovando en la escena dancística del país, afirmó a La Razón, Diego Vázquez, director artístico de la compañía.

A seis meses de que las actividades culturales en la máxima casa de estudios están en pausa de manera presencial, el Taller Coreográfico de la UNAM mantiene un programa activo de forma digital, que va desde la transmisión de piezas emblemáticas, estrenos de videodanza y hasta clases de ballet.

“Tenemos estrenos de invitados nacionales e internacionales que están trabajando con los bailarines, son piezas que se van a dar como una especie de antesala (en grabaciones), pero que tienen el objetivo de presentarse de manera presencial, así celebramos estos 50 años”, detalló.

Los estrenos que alista el Taller Coreográfico de la UNAM están a cargo del director artístico y de Yazmín Barragán, Daniela Vázquez y Maurice Causey, quienes conciben obras pensadas en la nueva normalidad.

“Son coreógrafos invitados jóvenes, todos están en sus 30 años. Para nosotros es fundamental darle seguimiento al proyecto de Gloria Contreras de esta manera. El chiste es que la compañía sea un espacio de creación y de convivencia”, destacó.

Gráfico

El director artístico Diego Vázquez alista la pieza T.I.A.D.A, cuyo título es el acrónimo de tristeza, ira, ansiedad, despersonalización y aceptación. La obra es una comisión del British Council para el Festival de Belfast de Arte Queer.

“Es una obra no narrativa; quiero abordar cómo estos estados emocionales se verían en danza; son muy recurrentes cuando estás atravesando por alguna búsqueda o afirmación de la identidad de género. Es un proceso inspirado en cuatro amigos cercanos y en mi propia vida”, dijo.

La música que acompañará dicha coreografía será del compositor Andrés Solís. “En escena la va a tocar la Orquesta Juvenil Universitaria de Eduardo Mata; también va a haber un video mapping”, agregó.

Se espera que se estrene el próximo año en la Sala Miguel Covarrubias.

El Taller Coreográfico de la UNAM reanudará sus actividades presenciales cuando el semáforo epidemiológico esté en color amarillo, para ese momento los 23 bailarines regresarán de manera escalonada y se dividirán en tres grupos.

“Irá un grupo por semana y las funciones serán con poca gente, hacía allá vamos”, indicó Vázquez, quien agregó que los estrenos que presentarán de manera presencial serán unipersonales o duetos.

legado vivo

A 50 años de la fundación del Taller Coreográfico de la UNAM, Vázquez resaltó las aportaciones de la compañía, que es de las pocas fundadas en los años 70 en México que permanece.

“La compañía ha acercado principalmente a muchísimas generaciones de estudiantes universitarios a la danza. En los años 70 y 80 era una ventana muy importante para realizar un trabajo de divulgación de las artes y de la danza”, destacó.

El director artístico también habló de la importancia que tuvo Gloria Contreras en la escena dancística del país al invitar a coreógrafos de la talla de George Balanchine.

“La maestra Gloria Contreras hizo de la danza clásica un lenguaje mucho más actual, tuvo la visión de decir que el ballet no solamente son cuentos de hadas, sino que pueden pasar muchas otras historias a partir del lenguaje clásico, esto lo tomó de su maestro George Balanchine; otra aportación en la escena mexicana fue su selección musical, tomó a compositores que no se usaban para danza”, remató.