Usan nueva tecnologia para hallar petroleo

Platini denuncia que FIFA no le permite acudir al TAS
Por:

AP en Houston

Extraer petróleo puede ser frustrante: Es como tener una naranja jugosa y madura, lista para ser exprimida, pero a la que sólo se le puede sacar una pequeña cantidad de jugo. Se sabe que tiene mucho más pero, uno no puede obtener todo.

La industria petrolífera invierte miles de millones de dólares en tecnología a fin de acrecentar el cantidad de petróleo que pueda extraer del subsuelo. Las empresas por lo general sólo extraen un tercio del petróleo que hay en sus campos y no pueden darse el lujo de desperdiciar el resto del crudo. La extracción de más petróleo tiene enormes implicancias, no sólo para los balances financieros de las empresas sino también para el decreciente suministro mundial.

Un nuevo esfuerzo por tratar de determinar el lugar dónde se encuentra el crudo incluye la inyección de cientos de millones de racimos de carbono a gran profundidad. Los cambios químicos que se producen en el subsuelo podrían indicar si han estado en contacto con petróleo, agua u otras sustancias.

Esos racimos que actúan como informantes y tienen una dimensión 30.000 veces menor del ancho del cabello humano, también pueden determinar cuál es la temperatura, presión y otros factores que pueden ayudar a una empresa a calcular la cantidad de petróleo adicional.

Las principales empresas petroleras, entre ellas, Shell, BP, ConocoPhillips y Marathon, financian la investigación en la Universidad Rice. Los científicos de Rice dicen que prevén que comenzarán los experimentos in situ a partir del próximo año.

La industria asimismo mejora los métodos para obtener más petróleo del subsuelo, técnicas que incluyen inyecciones de calor y de sustancias químicas, de gas o de presión de agua. Esos métodos abarcan un 3% de la producción mundial, según la Agencia Internacional de Energía, de París, que asesora a 28 países.

Si las empresas petroleras pudieran aprovechar un 50% del crudo de sus campos, en vez del 35%, duplicarían las reservas probadas mundiales de unos 1,2 billones de barriles, dice la AIE.

Aunque pueda tomarles un par de décadas para obtener el 50%, cualquier modesto incremento en la cantidad de crudo recuperable en los próximos años alterará el discurso en torno a un punto clave del debate sobre el petróleo: ¿cuándo se habrán agotado la mitad de las reservas mundiales?

En el debate se enfrentan aquellos que afirman que el crudo disponible podría durar cientos de años o más, contra aquéllos que observan alarmados la reducción de las reservas del combustible. El último grupo prevee una escasez de petróleo y un alza de precios que podrían afectar la economía mundial.

Nansen Saleri, ex gerente de depósitos de Aramco, la empresa nacional petrolera de Arabia Saudí, dijo que una mejoría del 10 al 15% en la extracción de petróleo podría representar un suministro adicional de crudo para 50 años con los actuales patrones de consumo.

"Yo diría que una recuperación del 15% al 20% es probable, especialmente si se da por sentado que va a haber precios altos", señaló Saleri, cuya empresa consultora en Houston, Quantum Reservoir Impact, ayuda a los productores a impulsar la recuperación.

La clave es obtener información detallada sobre lo que sucede a miles de kilómetros de la superficie terrestre. Ese conocimiento puede mejorar las probabilidades de realizar las perforaciones con precisión y reducir los costos. La industria ha hecho significativos avances en pruebas sísmicas y otras técnicas sensoriales y de imagénes, pero los reservorios de crudo siguen siendo aún un gran misterio profundo y oscuro.

El importante científico Jim Tour compara a los mini informantes (nanoreporters) con agentes secretos porque pueden infiltrarse en minúsculos poros de los reservorios o pozos y obtener valiosa información.

Además de la investigación de Rice, Shell realiza su propio estudio sobre microscópicas partículas detectoras de crudo. El científico de Shell Sergio Kapusta dijo que a la investigación aún le falta varios años de avance hasta que pueda ser aplicada, pero las partículas "inteligentes" pueden ser usadas para transferir información directa desde el interior del pozo.

"Lograr que aquellos 'agentes secretos' emerjan y poder interrogarlos es una forma de proceder", señaló Kapusta. "Lo que sería magnífico es poder hallar la manera de interrogarlos mientras se encuentran en el lugar", agregó.

La nanotecnología es una herramienta aún no probada pero prometedora para el descubrimiento del crudo, dijo Albert Yost, gerente del Laboratorio Nacional de Energía Atómica en Morgantown, Virginia Occidental, que está familiarizado con el trabajo de Rice.

"La cuestión es poder saber si esos mini investigadores pueden ser usados rutinariamente para informar lo que sucede en el reservorio", destacó Yost, cuyo laboratorio es de propiedad del Departamento de Energía.

mvg