• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El momento justo en el que el británico Robbie Williams y la soprano Aida Garifullina brindaron su show, ayer. Foto: AP

Con toda la parafernalia que amerita la ocasión, así se realizó la inauguración del Mundial de Rusia 2018. Lo que más se vio en la apertura fue el mensaje de amor y paz, tanto en el escenario, en la música, en el show, como en el discurso del presidente del país anfitrión, Vladimir Putin. Los mandos altos en el templete principal del estadio Luzhniki de Moscú fuero, el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y el mandatario oriundo de Leningrado presenciaron el evento inicial y el cotejo entre locales y Los hijos del desierto.

El momento justo en el que el británico Robbie Williams y la soprano Aida Garifullina brindaron su show, ayer. Foto: AP

Los jugadores que disputaron el partido inaugural salieron al terreno de juego para el calentamiento previo a la competencia. La expectativa comenzó a crecer entre los aficionados y las tribunas empezaron a colmarse. Una vez que los protagonistas liberaron el terreno, el campo de juego se transformó en un escenario gigantesco y la festividad arrancó.

La gran fiesta comenzó con un despliegue escenográfico muy interesante. La primera aparición brillante en el césped del estadio Olímpico Luzhniki fue la del portero Iker Casillas, quien presentó la Copa en compañía de la modelo rusa Natalia Vodiónova. Ambos ingresaron con un cofre y el guardameta fue el encargado de mostrar el trofeo a las gradas.

  • El Dato: La producción del espectáculo estuvo a cargo del canal de televisión ruso Channel One y fue dirigida por Felix Mikhailov.

Después del número musical, hizo su entrada al estadio el campeón brasileño Ronaldo Nazario, quien formó parte del plantel de la Verdeamarela en Estados Unidos 1994 y también fue pieza fundamental de la Canarinha en el subcampeonato y título de Francia 1998 y Corea-Japón 2002, respectivamente.

Casillas entregó la Copa junto a la modelo Vodiánova. Foto: AP

El show, el cual fue muy colorido, lo ofrecieron el cantante inglés Robbie Williams y la soprano local Aida Garifullina.

Las banderas de las 32 selecciones participantes comenzaron a desfilar mientras ambos artistas entonaban sus melodías. La coreografía y la alegría del público generaron una atmósfera impresionante.

En medio de los bailes se hizo presente la embajadora del Mundial, Victoria Lopireva, quien fue la encargada de llevar al centro del campo el esférico oficial Adidas Telstar 18. Luego llegó la solemnidad, cuando el presidente ofreció un emotivo mensaje de hermandad.

“Bienvenidos a los que están en el estadio y en la fanzone. Enhorabuena a todos los que compiten en este torneo. Hemos trabajado duro para llegar a este día, con todo absolutamente a punto. Gracias también a los miembros de la familia de la comunidad global del futbol”, expuso el mandatario Vladímir Putin.

También dejó en claro que con la realización de la competición y en el desarrollo de la misma, Rusia de abrió al mundo.

Robbie Williams, Garifullina y Ronaldo, ayer, en Rusia. Foto: AP

“Abrimos las puertas también a todos los que vengan a ver futbol o no. Hay millones y millones de personas siguiéndolo. Sin importar las diferencias de lengua, de ideología, de raza o de cualquier otro tipo, unidos todos por el deporte y por los valores del deporte. Bienvenidos a Rusia”, externó Putin, quien se llevó los aplausos de los presentes en la continuación de la ceremonia de inauguración.

Rusia dejará ganancias de 6 mil 100 mdd

Como era de esperarse, la Copa Mundial Rusia 2018 dejará a la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) una cifra muy nutrida una cifra récord de ingresos.

El evento generará alrededor de 6 mil 100 millones de dólares, lo que rebasa en 10 % lo ganado por el órgano rector del balompié mundial en la edición pasada, destacó la agencia rusa Sputnik.

Esta vez hay un aumento de 2 % al objetivo fijado de 3 mil mdd en la venta de derechos televisivos y un superávit de 200 millones a los mil 450 millones proyectados en patrocinios.

Ese crecimiento en el monto fijado se debería en gran parte a una serie de acuerdos con empresas chinas, ya que 7 de los 20 patrocinadores son del gigante asiático.

El interés chino se debe a su presidente, Xi Jinping, quien pidió erigir a su propia economía deportiva.

Mohammed bin Salman, Infantino y Vladimir Putin. Foto: AP