• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Alma Córdova frente a la que fue su vivienda, a casi un año del sismo del pasado 19 de septiembre. Foto: Enrique Serna, La Razón
Alma Córdova frente a la que fue su vivienda, a casi un año del sismo del pasado 19 de septiembre. Foto: Enrique Serna, La Razón

“En las asambleas tenemos que estar escondidos; si los dueños nos ven se enojan, dicen que no tenemos nada qué ver, nos tratan como damnificados de segunda”, afirma Mónica García, quien rentaba uno de los departamentos del edificio 1-C del Multifamiliar Tlalpan, que colapsó durante el sismo del 19 de septiembre del año pasado.

Mónica es una de las decenas de afectados que, como ella, alquilaban el lugar donde vivían y quedaron excluidos de organizaciones de ayuda, como el grupo “Damnificados Unidos”, que aglutinó a víctimas de otros sitios, como las delegaciones Benito Juárez, Tláhuac, Iztapalapa, Xochimilco y las colonias Roma, Condesa, Del Valle y Narvarte… pero no a inquilinos. Ella habitaba el departamento 21, en el que su hijo fue la última persona en salir por su propio pie, antes de que el edificio se desplomara; meses más tarde fue diagnosticado con cáncer.

Para Julio Ocaña, quien vivía en el apartamento 25 en compañía de su esposa y su hijo de nueve años, la historia fue diferente: esa mañana salió al trabajo, en un canal de televisión; para las 14:00 horas había perdido su hogar y jamás volvería a ver a su compañera; su hijo sobrevivió porque estaba en la escuela.

Ellos perdieron su hogar, un patrimonio con el que sacaban dinero; nosotros con trabajos tenemos que recuperar nuestra vida”.

Alma Córdova

Damnificada del sismo del 19-S

“Entiendo a la dueña, pero nuestros caseros esa misma noche durmieron en sus camas, con sus familias; yo no perdí un inmueble, pero entenderás que perdí más que la dueña”, mencionó.

Alma Córdova, profesora de secundaria que vivía sola en el departamento 55, celebra que una noche antes una amiga se llevó a su mascota, pues el edificio recibiría mantenimiento en la red hidráulica, pero lamenta haber perdido sus cosas: “esa noche llegué y me di cuenta que sólo tenía lo que traía puesto”.

Los tres coinciden en que la situación fue traumática para las 40 familias que habitaban el 1-C, como se le conocía, para todos era ubicado porque ahí se ubicaba también la administración de la unidad, la Sección Seis del Sindicato del ISSSTE, y aulas del Centro Cultural Tlalpan.

  • El Dato: Según la Comisión de Reconstrucción, los inmuebles con más daños son los construidos en las décadas de los 60 y 70, así como los de más de 7 niveles con losas planas.

El Instituto de la Vivienda de la Ciudad de México (Invi) indicó a La Razón que los apoyos para el pago de renta se entregan únicamente a propietarios.

“En la primera entrega de apoyo de renta no hubo problema en diferenciar entre quién rentaba o no; pero ya en la segunda, las disposiciones indicaron que sólo a quienes acreditaban la propiedad, y ahorita no hay un planteamiento para inquilinos”, dijo, Elías Marzuca Sánchez, coordinador de Planeación, Información y Evaluación de la dependencia.

Los damnificados consideran que para quienes habitaban un departamento propio la pérdida fue absoluta; “perdieron su patrimonio y su vida”, mencionó Alma; sin embargo, dijo que quienes rentaban son víctimas de malos tratos.

“El gobierno no me ha dado ningún apoyo, ni los de renta, sé que se los han dado a la dueña, era su departamento y tiene derecho; yo perdí mis cosas y a mi esposa, a ella nadie me la va a recuperar”, mencionó Julio, en entrevista.

“Ellos perdieron su hogar, un patrimonio con el que sacaban dinero; nosotros con trabajos tenemos que recuperar nuestra vida”, sentenció Córdova.

“Nos tratan como rateros, creen que les queremos quitar sus propiedades, pero no es cierto”, apuntó García.

Los cifras del sismo

A casi un año del 19-S los daños son visibles

  • 3 mil 803 viviendas dañadas
  • 444 escuelas siniestradas
  • 2 mil 604 negocios con afectaciones
  • 103 inmuebles con valor cultural e hisórico
  • 46 edificios de gobierno con algún tipo de deterioro