• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

El Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, la segunda opción para la obra, contempla un gasto cuatro veces menor al del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) del Gobierno federal, de acuerdo con el plan maestro publicado por el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con el documento, que incluye diversas imágenes de las maquetas del proyecto aéreo que ocuparía un área mayor a los 130 mil metros cuadrados por pista, tendrá un valor de 66 mil 878.4 millones de pesos; mientras que en el proyecto actual se prevé una inversión de 13 mil 300 millones de dólares, aproximadamente 266 mil millones de pesos mexicanos.

Se detalla que la obra, que estaría lista en 24 meses, cuenta con seis niveles: tres para estacionamientos, un mezzanine, una planta baja, en la que serían las llegadas, y una alta para las salidas.

Asimismo, contaría con dos pistas cercanas a la base militar; la primera se prevé de un terreno de 5.1 kilómetros, mientras que la segunda será de 4.6. Las plantas alta y baja del aeropuerto ocuparían un área de 134 mil metros cuadrados cada una.

En el Anteproyecto Arquitectónico se añade que habrá tres mil 849 cajones de estacionamiento, 649 más de que los que tiene la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), y se construiría un hotel de 310 habitaciones, además de un área para restaurantes y comercios.

Asimismo, tendría una terminal de autobuses, así como un edificio de aduanas y de hangares, para en total sumar un área de 23.2 kilómetros cuadrados en Santa Lucía.

El expediente detalla que las vías que conectarán con el aeropuerto de Santa Lucía serían: el distribuidor vial Chamapa-Circuito Exterior Mexiquense y el tramo faltante del Viaducto Bicentenario-Circuito Exterior Mexiquense.

El 17 de agosto el equipo de López Obrador detalló los pros y contras de ambas opciones para el Nuevo Aeropuerto.

La semana pasada, Javier Jiménez Espriú, propuesto como próximo secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), explicó los puntos a favor y en contra de seguir con la obra del NAIM.

A favor señaló que está la cercanía con la Ciudad de México; un gran centro de operaciones internacionales; que el Gobierno ya cuenta con el terreno; que existe financiamiento para 75 por ciento de la inversión; que tendrá mayor capacidad en el lejano plazo y que reporta un avance de 32 por ciento.

Los puntos en contra de esta opción son: que el costo de construcción de la obra ya creció, al pasar de 169 mil millones de pesos a 300 mil millones de 2014 a la fecha; el retraso de al menos cuatro años en la construcción y un mayor riesgo al inicio de las operaciones, pues el Aeropuerto Benito Juárez tendría que cerrar inmediatamente.

A favor de la construcción de dos pistas en la zona de Santa Lucia están: que se conservarían los dos aeropuertos, que habría un menor tiempo para el arranque de las operaciones; así como un menor costo de inversión.

En contra de esta segunda opción está la lejanía con la capital del país, el riesgo de generar mayores costos para aerolíneas por operaciones separadas, así como los costos de cancelación que generaría echar atrás la obra actual.

  • El Dato: Tras algunas reuniones, el sector empresarial insiste en mantener el proyecto inicial al considerar que es más viable.