• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Un elemento de la Armada sostiene una bandera de EU. Foto: AP
Un elemento de la Armada sostiene una bandera de EU. Foto: AP

El Ejército de Estados Unidos suspendió, al menos temporalmente, el despido de reclutas inmigrantes que se alistaron buscando una vía para obtener la ciudadanía. Un memorándum divulgado por The Associated Press ayer y fechado el 20 de julio, detalla las órdenes dadas a oficiales de alto rango del Ejército para que dejen de procesar, con efecto inmediato, las bajas de los hombres y mujeres que se entraron en un programa especial para inmigrantes.

A los inmigrantes elegibles se les pide tener un estatus legal en Estados Unidos, como una visa de estudiante, para poder enrolarse. Más de cinco mil inmigrantes se enrolaron al programa en 2016 y un estimado de 10 mil sirven hoy en día en las fuerzas armadas. La mayoría se va al Ejército, pero algunos también van a otras ramas militares.

“A partir de este momento, se suspende el procesamiento de todas las bajas involuntarias”, se lee en el documento firmado por el subsecretario del Ejército para asuntos de personal y reservistas, Marshall Williams, sin que quede claro cuántos agentes fueron dados de baja.

“Los inmigrantes han servido al Ejército desde 1775. No habríamos ganado la revolución sin ellos”

Margaret Stock

Abogada de inmigración

Para naturalizarse estadounidenses, los miembros de las fuerzas armadas necesitan una designación de servicio honorable, la cual pueden obtener incluso después de sólo unos días en el campo de entrenamiento. Sin embargo, a los miembros que fueron dados de baja recientemente, les habían aplazado su entrenamiento básico para que no pudieran naturalizarse.

Hace un mes, la agencia de noticias AP informó que decenas de reclutas inmigrantes recibían la baja o la cancelación de sus contratos. Algunos dijeron que no se les explicó el motivo. A otros, el Ejército les comunicó que los consideraba un riesgo para la seguridad porque tenían familiares en el exterior o porque el Departamento de Defensa había investigado sus antecedentes.

A principios del mes pasado, el Pentágono informó que no había cambios en las directivas y que continuaban las averiguaciones de antecedentes. Y a mediados de julio, las fuerzas armadas anuló una baja, la del reservista brasileño Lucas Calixto, de 28 años, que había presentado una demanda.

“Era mi sueño servir en el ejército. Dado que este país ha sido muy bueno conmigo, pensé que era lo menos que podía hacer para devolver algo al país que adopté”

Lucas Calixto

Reservista en Estados Unidos

Los abogados presentaron una demanda colectiva la semana pasada para proteger a un grupo más amplio de reservistas y reclutas, exigir la revocación de las bajas y detener las bajas futuras.

Una orden judicial que toma como referencia el memo del 20 de julio pide al Ejército que aclare cómo afecta la baja de Calixto y otros demandantes. En un pasaje del memo, Williams ordenó a los jefes militares que recomienden si deben emitir instrucciones relacionadas con el programa.

  • El Dato: Una orden judicial, que toma como referencia el memo del 20 de julio, pide al Ejército que aclare cómo afecta la baja de Calixto y otros demandantes.

Margaret Stock, una abogada de inmigración y teniente coronel retirada del ejército que ayudó a crear el programa de reclutamiento, manifestó el pasado miércoles que el memo demuestra la existencia de una política. “El Ejército reconoce que dio de baja a cientos de soldados”, afirmó. “El paso siguiente debería ser derogar las bajas indebidas”, detalló.

Los inmigrantes han servido al Ejército desde 1775”, puntualizó Stock. “No habríamos ganado la revolución sin ellos y no vamos a ganar la guerra mundial contra el terrorismo hoy sin inmigrantes”, enfatizó la jurista.

Desde su llegada a la Casa Blanca, el gobierno de Donald Trump se ha caracterizado por implementar políticas xenófobas: pretende construir un muro fronterizo que impida el paso de extranjeros por su frontera sur, ha suspendido el beneficio de asilo a países centroamericanos y derogó el programa de protección a dreamers.

Gráfico: La Razón de México

Vía a la legalidad

El ingreso al ejército brinda la posibilidad de nacionalizarse.

  • En 2009, el Pentágono lanzó un programa piloto que permite a reclutas nacidos en el extranjero, especialmente los que tienen conocimientos médicos o idiomas poco conocidos, unirse al ejército estadounidense. A cambio, los reclutas podían solicitar su nacionalización.
  • El proyecto, denominado Adhesiones militares vitales para el interés nacional, fue diseñado para atraer a personas con habilidades para ayudar a EU en el campo de batalla.
  • Alrededor de 10 mil 400 inmigrantes se alistaron en las fuerzas armadas desde 2009.

Padres de Melania adquieren ciudadanía

Los padres de la primera dama Melania Trump ya son ciudadanos ciudadanos estadounidenses. Un abogado de Viktor y Amalija Knavs dijo que la pareja eslovena prestó el juramento de ley en Nueva York.Hasta ahora eran residentes permanentes.

Melania creció en el pueblo industrial de Sevnica cuando Eslovenia estaba bajo el régimen comunista. Su padre era concesionario automotor y su madre trabajaba en una fábrica textil.

Los suegros del presidente Donald Trump arribaron a la ceremonia en un organismo federal en Manhattan y se presentaron acompañados por agentes de Seguridad Nacional.

Viktor tiene 74 años, dos más que su yerno, y Amalija tiene 73. La primera dama, cuyo nombre de nacimiento era Melanija, lo cambió por Melania Knauss cuando inició su carrera de modelo. Se radicó en Nueva York en 1996 y conoció a Trump dos años después.

Compartir