• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Guardado y sus compañeros de Tri, tras entrenamiento de ayer. Foto: Mexsport

El triunfo es un arma de dos filos. Tras la importante gloria conseguida ante la selección de Alemania, los jugadores del tricolor no se duermen en sus laureles; ahora están a tope ante Corea del Sur, frente al que buscan concretar su pase  a los octavos de final de la Copa del Mundo. Tras las críticas constantes que recientemente se convirtieron en elogios, Andrés Guardado, capitán del Tri, externó que todos esos buenos comentarios sobre el equipo puede llegar a ser traicioneros en caso de que no se consiga un buen resultado hoy.

“Todos somos conscientes de lo que queremos, el triunfo nos fortaleció y el día de mañana (hoy) confío en que seguiremos demostrando. Sabemos que el elogio es traicionero, pero venimos de tanta crítica que no nos lo creemos, sabemos que el futbol es así, que cambia de la noche a la mañana, y me da orgullo decir que estamos tranquilos y seguiremos trabajando para ello”, manifestó ayer el mediocampista.

El oriundo de Guadalajara, Jalisco, tiene más que claro que ahora México tiene una responsabilidad mayor y admitió que el triunfo ante los teutones no tendrá ningún significado si no logran avanzar a la siguiente ronda.

“No estamos ni clasificados ni dan más puntos por ganar a Alemania. Nuestro peor enemigo podemos ser nosotros mismos y que nos relajemos”

Andrés Guardado

Mediocampista de la selección nacional

“Al final el triunfo nos hace tener una cierta mayor responsabilidad y debemos hacer lo mismo, que no debe cambiar la mentalidad porque no hemos conseguido nada, son sólo tres puntos y haberle ganado a Alemania no nos da más puntos. El peor enemigo podemos ser nosotros mismos y de nada nos servirá si no salimos como lo hicimos el domingo”, externó El Principito.

Por su parte, el timonel colombiano Juan Carlos Osorio manifestó que el Tri ya aprendió de los errores del partido con Chile en la Copa América Centenario y hoy su plan de trabajo está basado en los arreglos que ha hecho desde ese partido.

Gráfico: La Razón de México

“Creo que el juego contra Chile fue un accidente y nos enseñó a todos, particularmente a mí, que en cualquier día cualquiera la gana a uno, en cualquier día cualquiera lo puede golear a uno y en cada juego hay que ir con plan A y plan B. El futbol como deporte aleatorio tiene lo impensable. Siempre y constantemente uno está aprendiendo”, explicó.

En la misma sintonía que su jugador Andrés Guardado, añadió que no deben tener exceso de confianza en los triunfos para evitar resultados vergonzosos como el 7-0, por lo que ante Corea del Sur jugarán como si hubieran perdido ante Alemania.

El mexicano César Arturo Ramos ya tiene designada su segunda participación en el Mundial de Rusia. El silbante pitará el encuentro entre Polonia y Colombia.

“A partir de esa derrota, como diría Borges, aprendí que en la victoria somos arrogantes y nos la creemos. Llegábamos con récord de partidos ganados y se le había ganado a Chile. Equivocadamente pensé que era momento de jugar talento por talento”, añadió.

Sobre el equipo que saltará hoy ante Corea del Sur, el cafetalero dijo poco, al parecer los cambios a realizar serán pocos, mientras que sobre el tema de su posible salida, explicó que por el momento quiere que sus jugadores estén confiados y prefiere evitar el tema.

“Lo más importante con los jugadores es la confianza, credibilidad y respeto. Tenemos un gran grupo de jugadores y seres humanos. Por eso estoy muy agradecido con México, con la Federación y con este grupo de jugadores, por haberme dado la oportunidad”, finalizó.

Compartir