• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Policías trasladan a los reptiles asegurados. Foto: Especial
Policías trasladan a los reptiles asegurados. Foto: Especial

En un operativo para combatir la venta ilegal de animales, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) capitalina decomisaron 164 ejemplares, como cocodrilos, tortugas, iguanas y pejelagartos, los cuales se encontraban en condiciones deplorables en un mercado de la colonia Morelos, en la delegación Venustiano Carranza.

El dispositivo se llevó a cabo la mañana de ayer gracias a una denuncia ciudadana recibida en el número de emergencias 911, en la que señalaron las condiciones en las se encontraban los animales, razón por la cual fueron desplegados 173 elementos de la Policía Metropolitana, el Agrupamiento Fuerza y Tarea y de la Brigada de Vigilancia Animal (BVA).

Presentan algunos reptiles un cuadro difícil de salud, los están atendiendo; vamos a coordinarnos con las instancias federales, porque es un delito federal”

José Ramón Amieva

Jefe de Gobierno

Al arribar al inmueble ubicado en la colonia Jardineros, los uniformados aseguraron la zona a efecto de realizar las inspecciones sobre las condiciones en que se comercializan las especies.

Como resultado de la revisión, se aseguraron 21 cocodrilos (siete medianos y 16 pequeños), así como 20 peces (pejelagarto), 74 tortugas de diferentes tamaños, 33 cangrejos, una serpiente pitón y 13 iguanas verdes, las cuales fueron trasladadas a las instalaciones de la BVA.

  • El Dato: Otros lugares en la capital donde se comercializan especies exóticas también se ubican en la Venustiano Carranza: los mercados de Magdalena Mixhuca y el de Sonora.

Las autoridades corroboraron que estas especies, la mayoría protegidas y en peligro de extinción, se encontraban hacinados pequeñas peceras, apenas con agua suficiente para sus necesidades.

En este lugar, mejor conocido como el “Mercado de los peces”, es uno de los principales lugares en la Ciudad de México donde aficionados a especies exóticas pueden adquirirlas de a precios que oscilan entre los 500 pesos hasta más de dos mil pesos, dependiendo la especie.

Durante el operativo, los elementos policíacos detuvieron a un hombre de 36 años de edad, a quien le aseguraron el mayor número de especies, por lo que ahora deberá acreditar la legal procedencia de los reptiles ante el Ministerio Público o de lo contrario enfrentará cargos por vender y comercializar especies en peligro de extinción.