• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El perredista Evodio Velázquez dejará el cargo a la morenista Adela Román el 30 de septiembre. Foto: Especial

El municipio más violento de Guerrero será lo que reciba la alcaldesa electa de Acapulco, Adela Román Ocampo. La imagen del puerto turístico ha quedado lejos; hoy, la visión de Acapulco ante el mundo es de una ciudad violenta, entre las más sangrientas del mundo.

“Los días de Acapulco cuando era un centro turístico con un toque de glamour de Hollywood, parece que fueron hace mucho tiempo. En una ciudad de 800 mil habitantes, 953 personas murieron violentamente el año pasado, más que en Italia, España, Suiza, Portugal y los Países Bajos juntos”, señala un artículo publicado este fin de semana por The Wall Street Journal.

Y es que, entre enero y agosto de este año, en Guerrero se han presentado mil 507 denuncias de homicidios dolosos, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de la Secretaría de Gobernación (Segob).

De ese total, 37.6 por ciento corresponden a Acapulco, municipio gobernado por el perredista Evodio Velázquez, con 567 denuncias registradas. Aunado a la crisis de inseguridad, se suman denuncias de complicidad entre las organizaciones criminales y la policía local.

Este fin de semana, Román Ocampo reveló que la futura síndica procuradora, Leticia Castro Ortiz, fue amenazada de muerte por personas desconocidas, quienes le advirtieron que, de presentarse en la Secretaría de Seguridad Pública para la entrega-recepción, sería recibida a balazos.

“La administración actual aún no nos ha entregado el área de Seguridad Pública e incluso la (próxima) síndica de seguridad pública comenta que fue amenazada; que si llegábamos nos recibirían a balazos. La sentí con temor. Quedamos en que quedaría hasta el final la entrega de Seguridad Pública; le pedí al presidente municipal Evodio que designara a cuatro compañeros para que se le entregara la relación de policías”, dijo Román, entrevistada este sábado en Chilpancingo, tras acudir a la entrega de la presea Sentimientos del Pueblo.

Agregó que ella no ha sido amenazada, sin embargo, cuenta con seguridad por parte de la Marina: “ya no es Adela Román, es lo que representa Adela Román en el municipio. No sé de dónde provienen las amenazas, pero las hay… es que hay funcionarios que se aferran al cargo, como si hubieran nacido ahí”, expresó.

Pero el tema de la inseguridad no es el único lastre que deja la administración saliente, sino también el tema financiero.

La semana pasada, el exalcalde del puerto y coordinador estatal de Movimiento Ciudadano en Guerrero, Luis Walton Aburto, informó que Velázquez Aguirre dejará una deuda de más de mil millones de pesos, por lo que presentó ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Auditoría Superior del Estado (ASE), la solicitud formal para que se investiguen y auditen las finanzas municipales y se indaguen presuntos desvíos de recursos federales.