• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Dempsey. Foto: Especial
Dempsey. Foto: Especial

Los enemigos también dicen adiós. Si bien Landon Donovan siempre fue tachado como el enemigo futbolístico más acérrimo de la selección nacional, detrás de él estaba Clint Dempsey, quien con importantes colaboraciones siempre supo impregnar de veneno a sus jugadas, las cuales solían comenzar desde media cancha o buen en el área de peligro, pero como todo en la vida acaba, el jugador oriundo de Nacogdoches, Texas, anunció ayer su retiro de las canchas.

Después de 14 años de profesionalismo, el jugador estadounidense optó por ponerle punto final a su exitosa carrera, la cual se extendió a su selección y al futbol de clubes en Europa.

“Después de pensarlo mucho, mi familia y yo hemos decidido que éste es el momento adecuado para alejarme del fútbol”, reveló.

Durante su juventud en Nacogdoches, Dempsey defendió los colores de los Dallas Texans, antes de unirse al equipo de la Universidad de Furman. En el 2004, entró al draft de la MLS, siendo seleccionado por el New England Revolution.

Pese a tener problemas con una lesión de quijada a principio de temporada, logró anotar siete goles en 24 partidos con el Revolution. Hasta el 2012 jugó para el Fulham de la Premier, donde se convirtió en el máximo goleador del club.

  • El Dato: En 2017 hizo su anotación 57 con EU, durante la Copa de Oro, igualando a su compañero Donovan, como goleador histórico.

En mayo de ese año, hizo historia al convertirse en el primer estadounidense en anotar 50 dianas en Inglaterra, a lo largo de su carrera. En 2013 regresó a la MLS para jugar con el Seattle Sounders.

Con su selección, Dempsey jugó su primer partido en noviembre de 2004 contra Jamaica y formó parte del equipo que viajó al Mundial de 2006, anotando el único tanto de Estados Unidos en el torneo. Tiene el récord por haber anotado el gol más rápido en la historia en eliminatorias para EU, lo hizo en 47 segundos de comenzado el partido.

También fue el autor de la diana más rápida en la historia de su selección en un Mundial, anotando a los 30 segundos frente a Ghana, en Brasil 2014. Además es el único estadounidense en convertir en tres Copas del Mundo consecutivas.

Compartir